12 oct. 2018

Hacia el 33° Encuentro Nacional de mujeres, lesbianas, trans y travestis. Recuperando y profundizando estrategias.

Este año se realiza una vez más el Encuentro Nacional de Mujeres, Lesbianas, Trans y Travestis, que en distintas ciudades del país y desde 1986 nos convoca a compartir talleres, actividades y pensarnos con otres, uniendo nuestras luchas para transformarlo todo.


En los encuentros se ponen en movimiento nuevas significaciones y construcciones de otros sentidos, diferentes a los que el patriarcado construyó sobre nosotres. Nos encontramos tortas, travas, madres, trabajadoras, indias, campesinas, estudiantes y afros para debatir, bailar, reír y vivir de manera colectiva esta resignificación, cuestionando la dominación masculina sobre nuestros cuerpos.
 Al 33° ENM en Trelew llegamos mucho más fortalecidas, porque a pesar del voto reaccionario y conservador del Senado, instalamos el debate sobre la autonomía de nuestros cuerpos, sobre nuestro derecho al goce y logramos la despenalización social del aborto. Lo hicimos siendo millones en las calles, conscientes de que la marea verde es resultado de años de lucha y organización feminista que vino para quedarse. Por eso, más temprano que tarde vamos a lograr el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.
El revés en la votación del Senado fue también un intento de disciplinarnos, porque el  brutal ajuste que  el gobierno de Cambiemos está llevando adelante se profundiza día a día. Devaluación, paritarias de hambre, despidos y tarifazos no hacen más que empeorar las condiciones de vida del conjunto del pueblo trabajador. Las mujeres y disidencias bien sabemos que este ajuste se descarga con más crudeza sobre nosotres,  en un sistema que se sostiene con el trabajo no pago que realizamos (disfrazado de “tareas de cuidado”), y un orden hetero-patriarcal que nos deja con menos posibilidades para el acceso a recursos y servicios. No es casual entonces que las políticas públicas orientadas a las problemáticas de géneros estén siendo vaciadas y se les destine un presupuesto ínfimo.
En este sentido, las y los trabajadorxs estatales estamos siendo el epicentro del ajuste macrista que avanza en una reestructuración del Estado. Como Trabajadoras estatales organizadas en ATE Desde Abajo  apostamos a construir y organizarnos de manera horizontal y feminista. Necesitamos transformar nuestros sindicatos, que aún hoy siguen siendo estructuras profundamente machistas que reproducen una división sexista del trabajo, perpetuando el "techo de cristal" que nos limita el acceso a espacios de dirección en nuestras propias herramientas gremiales. Apostamos a construir y organizarnos con pluralidad y en unidad de acción para dar la pelea en las calles con urgencia y frenar el plan económico de Macri y el FMI. Y fundamentalmente, necesitamos organizarnos con independencia política de clase para cambiar todo lo que deba ser cambiado. Porque Feminismo no es Capitalismo.
El Encuentro es una instancia de aprendizaje colectivo. Es volver con herramientas para sembrar feminismo en todos los espacios que habitamos. Es tramar estrategias para reapropiarnos de aquello nos negaron. Y es la certeza de sabernos cada vez más movilizadas y copándo las calles en un grito que hace temblar el mundo, porque al silencio no volvemos nunca más.