10 ago. 2018

Elecciones de CTA-A: de espaldas a la lucha por el aborto legal y con las trampas de siempre

El 8 de agosto de 2018 pasará a la historia por la extraordinaria movilización del movimiento de mujeres, lesbianas y trans por el aborto legal, seguro y gratuito, que marcó el inexorable triunfo de una pelea que más tarde o más temprano culminará con legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, pese a la transitoria derrota en el retrógrado y reaccionario Senado de la Nación.
Las trabajadoras y trabajadores afiliados/as a la CTA-Autónoma, además, debimos concurrir ese mismo día a las urnas, para elegir las autoridades de nuestra Central, en una superposición a contramano de la Historia. La causa de este sinsentido fue el empecinamiento burocrático de la conducción de Peidro y “Cachorro” Godoy, que desestimó los reiterados pedidos que se hicieron desde la Lista 6 Multicolor para postergar los comicios con acuerdo de ambas listas.
La inaceptable intervención del Ministerio de Trabajo, que ordenó la suspensión de los comicios, dejó en evidencia que la defensa del proceso electoral de la Central no era legal sino política. Por eso mismo correspondía la postergación para permitir el día 8 la plena movilización de las y los afiliados/as por el aborto legal; y, junto a esto, propiciar una mayor concurrencia a las urnas en los propios comicios de la CTA-A realizados otro día en brevísimo plazo.
Por el contrario, el resultado de la política de la conducción nacional de la Lista 1 fue negativo en todos los planos: Triaca intervino igual, la elección quedó invisibilizada y la participación en las urnas, a raíz de esa superposición, fue inferior a lo posible. 

Buena elección de la Multicolor pese a las trampas de aparato


La concurrencia a las urnas, como yo dijimos, fue débil, lo que destaca más aún al contarse con padrones infladísimos (rasgo que comparten las 3 CTA actuales).
La Lista 6 Multicolor -que presentó listas en CABA, 30 municipios de la provincia de Buenos Aires y otras 14 provincias del país-, tuvo un buen desempeño en condiciones muy adversas, ya que la militancia multicolor de la CTA-A de la región AMBA -de histórico compromiso en la pelea por la legalización del aborto- priorizó con justificada razón la movilización al Congreso.
Pese a estos escollos, la Multicolor retuvo la conducción de la Seccional Lomas de Zamora, a través de la lista local Nº 20, con casi el 60% de los votos; mientras en Almirante Brown también la lista local 20 se impuso con el 70.7%, dando continuidad en ambos casos a experiencias de conducción antiburocrática y de lucha iniciadas en el 2014. Un notable respaldo a la política gremial de ambas regionales encabezadas por compañeros/as de la agrupación Víctor Choque de ATE y la CPS Rompiendo Cadenas.Por su parte, en Ciudad de Buenos Aires, la Lista 6 Multicolor obtuvo casi 1500 votos, surgidos del trabajo militante entre las y los trabajadores/as estatales de ATE Capital; docentes universitarios/as de AGD-UBA y trabajadores/as de la Educación nucleados en Ademys, fundamentalmente.En contrapartida, la Lista 1 dijo haber obtenido 9345 votos, cifra a la que se llega por los números logrados en las mesas donde no hubo fiscalización multicolor (fundamentalmente las territoriales). Allí, los porcentajes de participación casi duplicaron al promedio registrado en las mesas fiscalizadas por la Multicolor con padrones relativamente actualizados (donde la participación osciló en el 20%), registrándose además resultados grotescos en muchas urnas de cientos de votos para la lista oficialista y ninguno para la Multicolor.
Cabe destacar que esta práctica no es exclusiva de este sector de la CTA-A sino que la fracción de Pablo Micheli hizo exactamente lo mismo el 28J, tanto a nivel nacional como en CABA (a manos de la Verde y Blanca de ATE), publicitando un número fantasioso de participantes en una elección que a nivel nacional fue prácticamente inexistente.
La metodología se repetirá en septiembre en las elecciones de la CTA de los Trabajadores que lidera Hugo Yasky, ya que es una maniobra habitual de la lista Celeste en las elecciones docentes de todo el país. 


Por una CTA-A democrática, de lucha y feminista


Desde nuestras agrupaciones manifestamos nuestro compromiso para seguir militando por Sindicatos y una CTA-A realmente democrática, con decidida vocación de lucha y con una perspectiva feminista en su construcción.
La etapa exige la más amplia unidad de acción para enfrentar mediante la lucha en las calles las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Cambiemos y los gobernadores cómplices y a esa perspectiva seguiremos apostando.
Rechazamos de forma contundente la intromisión del Ministerio de Trabajo en la vida de la CTA-A y responsabilizamos a ambas fracciones (Micheli-Rigane y Peidro-Godoy, respectivamente) por la división y profundísima crisis a la que llegó la Central.
Las diferencias entre trabajadores y trabajadoras deben resolverse desarrollando al máximo la vida democrática de los Sindicatos y Centrales, sin manipulaciones fraudulentas y poniendo siempre por delante las necesidades e intereses de las y los laburantes.

Firmamos: 
Agrupación Víctor Choque de ATE (Provincia de Buenos Aires) 
Agrupación ATE Desde Abajo (Ciudad de Buenos Aires)
Colectivo de Trabajadores y Trabajadoras de la Educación “Haroldo Conti” (Ademys)
UniDA (AGD-UBA)
Docentes Universitarios/as, Profesionales de la Salud y estatales de la CPS Rompiendo Cadenas.