5 jul. 2018

Se va a acabar, la burocracia patriarcal


ATE Desde Abajo repudia el posicionamiento de algunos sindicatos de la CGT frente al aborto legal, seguro y gratuito. Los dirigentes plantearon que en caso de sancionarse la ley sus obras sociales no se harán cargo de ejecutar los procedimientos de interrupción voluntaria del embarazo.

La Ley de Interrupción voluntaria del embarazo se trata de la autonomía y soberanía de nuestros cuerpos. Esta lucha es una contribución para la vida de todas las mujeres y las personas con capacidad de gestar, y en especial para aquellas más precarizadas, más desprotegidas. El acceso al aborto se constituye en una cuestión de derechos humanos, de salud pública y de justicia social. Es una deuda pendiente del estado de democracia. Que una central de trabajadorxs hable de un derecho fundamental como un costo, implica un desprecio absoluto hacia la vida de un sector imprescindible de la clase trabajadora. No nos sorprende esto, si consideramos la clara obsecuencia de la CGT con un gobierno que con sus medidas de ajuste acompañadas de represión, viene profundizando la precarización laboral y de nuestra vida toda. Que de este modo, ampara y promueve la agudización de la doble opresión que sufrimos las mujeres, lesbianas, trans, travestis y bisexuales.
Lo que refleja la posición tomada por el Triunvirato en relación al aborto como un costo y no como un derecho, es una muestra más de la carencia de una perspectiva feminista dentro de los sindicatos, y del ninguneo de todos los avances que hemos alcanzado como parte activa - y en permanente lucha - del pueblo trabajador. Una dirigencia sindical que no pelea por la aplicación efectiva del cupo laboral Trans, ni por el cupo de género en instancias de dirección  sindical, que trató de opacar y deslegitimar los paros internacionales de mujeres intentando superponerlos con otras medidas.
A los dirigentes patriarcales, los invitamos a aprender un poco más de nuestras formas de construcción y de solidaridad de clase. El movimiento feminista viene demostrando la capacidad de representar una construcción real de unidad, generando acción en las calles, con medidas amplias y de fuerte impacto.
Las burocracias sindicales y patriarcales nos dicen mediante estás actitudes que nuestras vidas no valen. Nos dicen que quieren seguir gozando de sus privilegios de varones hetero dominantes. Nos dicen que pueden arrogarse el ser dueños de nuestros cuerpos, del desarrollo pleno de nuestra sexualidad, de nuestros goces, nuestros placeres, de intentar impedir que lo que oriente nuestras vidas sean nuestros propios deseos vividos en libertad.
A todos ellos les decíamos que sus horas de ejercicio impune de la violencia machista se van acabando. Que estamos juntxs, organizadxs y que vamos por la transformacion de las relaciones sociales, por el fin de las desigualdades de poder.
El aborto va a ser Ley.
El feminismo va a vencer, el patriarcado se va a caer.
Vivas, libres, desendeudadas y con trabajo nos queremos