2 feb. 2018

Lxs trabajadorxs en CABA resistimos el ajuste y la persecución de Larreta



Durante el mes de enero, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires avanzó con una seguidilla de despidos el Canal de la Ciudad, el Centro Cultural Recoleta y la Secretaría de Integración Social y Urbana de la Villa 31. La respuesta de lxs trabajadorxs ha sido una contundente demostración de voluntad de lucha por sus derechos y puestos de trabajo.



En año comenzó con 3 despidos en el Centro Cultural Recoleta, todxs ellxs organizadxs en ATE. Le siguieron 5 despidos en el Canal de la Ciudad, que pasaron a ser 24 luego de que la gestión echara otrxs 19 trabajadorxs por el explícito motivo de haber participado en las medidas de protesta ante los despidos anteriores. Luego llegó el turno de la Secretaría de Integración Social y Urbana, donde se despidieron a 10 trabajadoras que realizan tareas en la Villa 31, la mayoría de las cuales son afiliadas a ATE y una de ellas es Delegada de su equipo de trabajo. El carácter persecutorio de todos los despidos es muy claro.
En todos los casos las respuestas de lxs trabajadorxs fueron inmediatas. Se comenzaron pintadas, ruidazos, Asambleas, conferencias de prensa, radios abiertas y movilizaciones que contaron con el acompañamiento de la seccional de ATE y la solidaridad de otras Juntas Internas, Sindicatos como SIPREBA y SATSAID en el Canal de la Ciudad, agrupaciones y también movimientos sociales que se organizan en la Villa 31 (FOL, MPLD, MRP, etc.).
A pesar de ello el gobierno se quiere mostrar firme en su avance contra los Sindicatos y apuesta a la desmoralización para formar trabajadorxs sumisxs que no cuestionen sus iniciativas y ni luchen por sus derechos. Pero en estos casos se encontró con laburantes decididxs a dar la pelea que pueden dejar un saldo organizativo clave en áreas de Ciudad donde ATE tiene mucho por crecer. Se trata de un acierto la articulación de las luchas, y en ese sentido es un esfuerzo muy valioso el que vienen desarrollando lxs compañerxs de cada sector por acompañar mutuamente cada iniciativa. La organización y la solidaridad que tienen estos sectores les dan una fortaleza notoria. Estas luchas pueden ganarse.
Los funcionarios saben esto y por eso ofrecen algunas reincorporaciones con contratos por tres meses y/o traslados de sector a cambio de la vuelta a la normalidad en los espacios de trabajo. Quieren desarticular la lucha, tratando de hacer pie en la ansiedad natural que existe en cada pelea por despidos. También buscan ordenar la lucha como les conviene, excluyendo a lxs delegadxs elegidxs en cada sector de las discusiones para sentarse a discutir en mejores condiciones. Otra de sus medidas de manual de RRHH empresarial es exigir bajar medidas anunciadas para proponer reuniones donde no plantean ningún avance. Si no hay medidas previstas con anticipación luego de las reuniones, la ansiedad y la expectativa aumenta para cada compa que está poniendo el cuerpo.


Por eso creemos que en estas condiciones de fortaleza social, de fortaleza interna, de democracia sindical, no hay razones para acotar el horizonte de la lucha al día a día en lugar de sostener una agenda de varias semanas de actividades. No hay razones para no poner en pie un fondo de lucha que permita sostener la pelea. No hay razones para que lxs delegadxs de cada sector no puedan ser parte de las discusiones y queden desdibujadxs de cara a la patronal y las asambleas. No hay razones para seguir el nefasto precedente del Ministerio de Energía. Allí se prorrogaron contratos por tres meses a cambio de paz social, sin perspectivas ciertas de reincorporación, sólo cursos para armar CVs y tener actitud positiva frente a la vida.
Son todos caminos que la seccional Capital está aceptando y proponiendo y que transforman el acierto de unificar las peleas en un intento apresurado de cerrar un proceso de organización novedoso e inédito en la Ciudad.
Con toda la fortaleza que viene desplegando este proceso, tenemos confianza en los trabajadorxs organidxs. Tenemos confianza en que es posible construir un gremio participativo, en el que sean protagonistas indispensables lxs trabajadorxs –incluso trabajadorxs no afiliadxs–. Tenemos confianza se conquistan las reivindicaciones luchando en las calles, en unidad con quienes participan de las políticas que despliegan, en unidad con todxs quienes quieran acompañar la pelea, en unidad de quienes ven afectadxs sus derechos cuando se ve afectado nuestro trabajo.

REINCOPORACIÓN YA DE LXS DESPEDIDXS
BASTA DE PERSECUCIÓN SINDICAL
Por Urbanización con trabajadorxs con derechos y con perspectiva de géneros
Por una Cultura sin precarización
Por un Canal de la Ciudad para todos y todas las vecinas