22 dic. 2017

Ministerio de Energía: con despidos no puede haber “paz social”



Frente a la decisión del ministro de Energía, Juan José Aranguren, de reducir drásticamente el personal del call center de la cartera, la conducción de ATE Capital, luego de una brevísima medida de fuerza, firmó el miércoles último un acta-acuerdo de una inusitada gravedad para las y los estatales.
La conducción de ATE Capital convalidó el recorte del sector y el despido de 140 trabajadores/as. Aceptó “cursos de capacitación” por 3 meses (sólo a quienes acepten resignadamente los despidos) sin ningún compromiso de reubicación laboral por parte de la patronal y, como frutilla del postre, garantizó la “paz social” en el organismo, sin posibilidad de reclamo la continuidad de los contratos (ver acta abajo). El acta-acuerdo contó con la firma de los delegados de la JI de ATE-MINEM (Verde y Blanca) pero no se consultó a los/as trabajadores/as involucrados, poniendo como excusa la falta de tiempo.



A todas luces, una entregada alevosa de los puestos de trabajo y derechos de las y los trabajadores, con la única contrapartida de “salvar” a los propios delegados de la Junta Interna Verde y Blanca, inicialmente incluidos también en la lista de despedidos. Con el agravante de que la gran base de afiliación de la actual Junta son las y los compañeros/as del Call, por lo que la legitimidad de la misma se verá herida de muerte.
Ubicado en la misma lógica de negociación y concesión de lo firmado en 2016 por UPCN en el desguace del RENATEA, es de una enorme gravedad lo firmado por ATE Capital porque además de entregar lisa y llanamente a los/as trabajadores/as del Call Center del MINEM, sienta un precedente que debilita al conjunto de los/as estatales en momentos decisivos donde empiezan a multiplicarse los despidos.
En el marco de la política de ajuste de Modernización con el pretexto de la “dotación óptima”: ENACOM, Energía, INCAA, Defensa, Fabricaciones Militares, entre los primeros de una lista que seguirá creciendo. Esta orientación de entrega de la conducción de ATE Capital deja desguarecidos y sin respaldo a todos los/as laburantes que quieran defender a través de la lucha sus puestos de trabajo.
Los funcionarios macristas saben ahora que además de disponer de un gremio que es cómplice directo de la política de despidos (UPCN), cuentan también con la presta colaboración de una política funcional a la concreción de los objetivos patronales (salvar a los militantes “propios” y entregar al resto) por parte de la conducción Verde y Blanca de la Seccional.
En la base de esta política, que es la contracara directa de la advertencia del propio secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano, de convertir cada Ministerio en una “trinchera” si había despidos, se encuentra un profundo escepticismo en la potencialidad de la lucha de las y los trabajadores/as estatales para conseguir triunfos reivindicativos mediante el conflicto abierto con la patronal. Es la misma lógica política que previo a las elecciones legislativas bajó por meses la conflictividad gremial para dirimir todo en las urnas, con los resultados políticos y electorales conocidos por todos/as, lo que allanó el camino a la política macrista de ajuste y vaciamiento que lleva adelante el ministro ajustador Andrés Ibarra.
La iniciativa de la conducción de la Seccional es privilegiar las medidas de "aparato", sostenidas por el activismo externo a cada sector. Por el contrario, desde ATE Desde Abajo llamamos a resistir los despidos a través de la participación de las y los compañeros/as afectados, sin mirar su "color" político ni su afiliación; con la constitución de Comisiones de Despedidos/as y Fondos de Lucha que puedan sostenerse en el tiempo para dar la pelea; con la realización de Asambleas y medidas de luchas sectoriales que articulen con acciones comunes de todo el gremio que permitan una acumulación de fuerzas unificada; y con ese fin exigimos a las conducciones de ATE Capital y ATE Nacional el desarrollo de medidas unificadas de lucha, para que nuestro Sindicato deje de salir divido a las calles, ya que eso debilita de una manera gravísima al conjunto de los trabajadores y trabajadoras estatales.
Por último, instamos a la conducción verde y blanca de ATE Capital a que rectifique drásticamente el curso de acción implementado en el Ministerio de Energía. A los despidos hay que enfrentarlos con una fuerte organización de base, la movilización y acciones de lucha unificadas contra la política de ajuste y desguace del Estado del gobierno de los CEO´s.

¡Lucha y unidad para ganar!
¡Si tocan a unx, saltemos todxs!