27 dic. 2017

Derecho a réplica a Clarín

El diario Clarín publicó hoy en su nota de tapa información incorrecta. El presentismo que según el diario habría alcanzado a un tercio de las y los empleados públicos, no penaliza las “ausencias”, sino que castiga la utilización de las licencias que nuestros convenios colectivos nos reconocen como derechos laborales. Lo que el diario (y la campana que el diario reproduce) quiere señalar como negativo frente a la opinión pública es simplemente ausentarse por estar enfermo/a, por cuidar a niños y mayores, ser madres, etc. Por otro lado, los gremios no “alertan” sobre despidos, sino que dichos despidos existen, y están siendo enfrentados por los trabajadores y trabajadoras en cada sector. Uno de los casos más resonantes es el desmantelamiento del trabajo civil sobre los archivos de la Dictadura, un área con reconocimiento internacional en el Ministerio de Defensa.
El castigo que instaura el presentismo es un menor salario, luego de una paritaria que este año apenas otorgó un 20% de aumento luego de una caída 7,6% en el poder adquisitivo del Convenio SINEP en el 2016.
La nota señala que ATE no firmó la paritaria, cuando en realidad lo hizo en disconformidad y señalando los cuestionamientos en un acta complementaria.
Los efectos del presentismo están lejos de ser un reconocimiento como dijeron “cerca de Ibarra”, según el diario. Más bien, generan una presión enorme para concurrir a los lugares de trabajo a pesar de necesitar días para estudiar, para reponerse (y no contagiar) enfermedades, asumir cuidados familiares, etc. Se trata de un esquema que perjudica particularmente a las mujeres de la Administración Pública, que son quienes realizan mayormente esas tareas de cuidado en cada hogar. Para colmo, los números difundidos en la nota demuestran que no cambiaron significativamente los patrones de ausentismo, por lo que la hipótesis y el efecto esperado por las autoridades se demostraron como incorrectos.
Las renuncias en la administración se indican como consecuencia de los mayores controles como consecuencia del presentismo, cuando la causa principal es el atraso salarial: es otra forma de realizar despidos de manera encubierta.
El “ahorro” supuestamente producido con descuentos por inasistencias se indujo al trasladar a las y los empleados el costo de las deficiencias en los sistemas de control de presentismo (que la nota describe). Así, ante la incapacidad de realizar registros correctos de las ausencias certificadas, el Gobierno Nacional descontó días a mansalva, con una catarata de reclamos internos en cada dependencia que ahora deberán revertir.
La mención al pase a planta omite que durante el 2016 el gobierno admitió que más de 12.500 trabajadores estaban contratados/as precariamente hace más de 10 años, y que se habían propuesto concursar apenas 3100 de esos cargos. Al día de la fecha esa promesa que Clarín presenta como novedad aún no se ha cumplido ni ningún tipo de "jerarquización" del empleo público.

Llamamos al diario Clarín a que difunda esta nota que posee información certera. Es inadmisible que un diario que se autoproclama independiente simplemente reproduzca la campana del empleador y no haga ningún tipo de consulta a las entidades gremiales. La campaña de difamación al empleo público es un ataque a los derechos de toda la población beneficiaria de las políticas públicas sostienen.

https://www.clarin.com/politica/ausencias-solo-empleados-publicos-cobraron-premio-presentismo_0_Sy6ausAzG.html