27 dic. 2017

Derecho a réplica a Clarín

El diario Clarín publicó hoy en su nota de tapa información incorrecta. El presentismo que según el diario habría alcanzado a un tercio de las y los empleados públicos, no penaliza las “ausencias”, sino que castiga la utilización de las licencias que nuestros convenios colectivos nos reconocen como derechos laborales. Lo que el diario (y la campana que el diario reproduce) quiere señalar como negativo frente a la opinión pública es simplemente ausentarse por estar enfermo/a, por cuidar a niños y mayores, ser madres, etc. Por otro lado, los gremios no “alertan” sobre despidos, sino que dichos despidos existen, y están siendo enfrentados por los trabajadores y trabajadoras en cada sector. Uno de los casos más resonantes es el desmantelamiento del trabajo civil sobre los archivos de la Dictadura, un área con reconocimiento internacional en el Ministerio de Defensa.
El castigo que instaura el presentismo es un menor salario, luego de una paritaria que este año apenas otorgó un 20% de aumento luego de una caída 7,6% en el poder adquisitivo del Convenio SINEP en el 2016.
La nota señala que ATE no firmó la paritaria, cuando en realidad lo hizo en disconformidad y señalando los cuestionamientos en un acta complementaria.
Los efectos del presentismo están lejos de ser un reconocimiento como dijeron “cerca de Ibarra”, según el diario. Más bien, generan una presión enorme para concurrir a los lugares de trabajo a pesar de necesitar días para estudiar, para reponerse (y no contagiar) enfermedades, asumir cuidados familiares, etc. Se trata de un esquema que perjudica particularmente a las mujeres de la Administración Pública, que son quienes realizan mayormente esas tareas de cuidado en cada hogar. Para colmo, los números difundidos en la nota demuestran que no cambiaron significativamente los patrones de ausentismo, por lo que la hipótesis y el efecto esperado por las autoridades se demostraron como incorrectos.
Las renuncias en la administración se indican como consecuencia de los mayores controles como consecuencia del presentismo, cuando la causa principal es el atraso salarial: es otra forma de realizar despidos de manera encubierta.
El “ahorro” supuestamente producido con descuentos por inasistencias se indujo al trasladar a las y los empleados el costo de las deficiencias en los sistemas de control de presentismo (que la nota describe). Así, ante la incapacidad de realizar registros correctos de las ausencias certificadas, el Gobierno Nacional descontó días a mansalva, con una catarata de reclamos internos en cada dependencia que ahora deberán revertir.
La mención al pase a planta omite que durante el 2016 el gobierno admitió que más de 12.500 trabajadores estaban contratados/as precariamente hace más de 10 años, y que se habían propuesto concursar apenas 3100 de esos cargos. Al día de la fecha esa promesa que Clarín presenta como novedad aún no se ha cumplido ni ningún tipo de "jerarquización" del empleo público.

Llamamos al diario Clarín a que difunda esta nota que posee información certera. Es inadmisible que un diario que se autoproclama independiente simplemente reproduzca la campana del empleador y no haga ningún tipo de consulta a las entidades gremiales. La campaña de difamación al empleo público es un ataque a los derechos de toda la población beneficiaria de las políticas públicas sostienen.

https://www.clarin.com/politica/ausencias-solo-empleados-publicos-cobraron-premio-presentismo_0_Sy6ausAzG.html

22 dic. 2017

Ministerio de Energía: con despidos no puede haber “paz social”



Frente a la decisión del ministro de Energía, Juan José Aranguren, de reducir drásticamente el personal del call center de la cartera, la conducción de ATE Capital, luego de una brevísima medida de fuerza, firmó el miércoles último un acta-acuerdo de una inusitada gravedad para las y los estatales.
La conducción de ATE Capital convalidó el recorte del sector y el despido de 140 trabajadores/as. Aceptó “cursos de capacitación” por 3 meses (sólo a quienes acepten resignadamente los despidos) sin ningún compromiso de reubicación laboral por parte de la patronal y, como frutilla del postre, garantizó la “paz social” en el organismo, sin posibilidad de reclamo la continuidad de los contratos (ver acta abajo). El acta-acuerdo contó con la firma de los delegados de la JI de ATE-MINEM (Verde y Blanca) pero no se consultó a los/as trabajadores/as involucrados, poniendo como excusa la falta de tiempo.



A todas luces, una entregada alevosa de los puestos de trabajo y derechos de las y los trabajadores, con la única contrapartida de “salvar” a los propios delegados de la Junta Interna Verde y Blanca, inicialmente incluidos también en la lista de despedidos. Con el agravante de que la gran base de afiliación de la actual Junta son las y los compañeros/as del Call, por lo que la legitimidad de la misma se verá herida de muerte.
Ubicado en la misma lógica de negociación y concesión de lo firmado en 2016 por UPCN en el desguace del RENATEA, es de una enorme gravedad lo firmado por ATE Capital porque además de entregar lisa y llanamente a los/as trabajadores/as del Call Center del MINEM, sienta un precedente que debilita al conjunto de los/as estatales en momentos decisivos donde empiezan a multiplicarse los despidos.
En el marco de la política de ajuste de Modernización con el pretexto de la “dotación óptima”: ENACOM, Energía, INCAA, Defensa, Fabricaciones Militares, entre los primeros de una lista que seguirá creciendo. Esta orientación de entrega de la conducción de ATE Capital deja desguarecidos y sin respaldo a todos los/as laburantes que quieran defender a través de la lucha sus puestos de trabajo.
Los funcionarios macristas saben ahora que además de disponer de un gremio que es cómplice directo de la política de despidos (UPCN), cuentan también con la presta colaboración de una política funcional a la concreción de los objetivos patronales (salvar a los militantes “propios” y entregar al resto) por parte de la conducción Verde y Blanca de la Seccional.
En la base de esta política, que es la contracara directa de la advertencia del propio secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano, de convertir cada Ministerio en una “trinchera” si había despidos, se encuentra un profundo escepticismo en la potencialidad de la lucha de las y los trabajadores/as estatales para conseguir triunfos reivindicativos mediante el conflicto abierto con la patronal. Es la misma lógica política que previo a las elecciones legislativas bajó por meses la conflictividad gremial para dirimir todo en las urnas, con los resultados políticos y electorales conocidos por todos/as, lo que allanó el camino a la política macrista de ajuste y vaciamiento que lleva adelante el ministro ajustador Andrés Ibarra.
La iniciativa de la conducción de la Seccional es privilegiar las medidas de "aparato", sostenidas por el activismo externo a cada sector. Por el contrario, desde ATE Desde Abajo llamamos a resistir los despidos a través de la participación de las y los compañeros/as afectados, sin mirar su "color" político ni su afiliación; con la constitución de Comisiones de Despedidos/as y Fondos de Lucha que puedan sostenerse en el tiempo para dar la pelea; con la realización de Asambleas y medidas de luchas sectoriales que articulen con acciones comunes de todo el gremio que permitan una acumulación de fuerzas unificada; y con ese fin exigimos a las conducciones de ATE Capital y ATE Nacional el desarrollo de medidas unificadas de lucha, para que nuestro Sindicato deje de salir divido a las calles, ya que eso debilita de una manera gravísima al conjunto de los trabajadores y trabajadoras estatales.
Por último, instamos a la conducción verde y blanca de ATE Capital a que rectifique drásticamente el curso de acción implementado en el Ministerio de Energía. A los despidos hay que enfrentarlos con una fuerte organización de base, la movilización y acciones de lucha unificadas contra la política de ajuste y desguace del Estado del gobierno de los CEO´s.

¡Lucha y unidad para ganar!
¡Si tocan a unx, saltemos todxs!


13 dic. 2017

¡Vamos con la Verde, Blanca, Roja y Negra en ATE-CONICET!


Tras dos años de intensas luchas, este 14 de diciembre habrá elecciones para renovar la Junta Interna de ATE-CONICET y, por primera vez, Cuerpo de Delegadxs por sector. Estos años estuvieron signados por el ataque del gobierno de Cambiemos al organismo y la resistencia de sus trabajadorxs. Entre lxs becarixs e investigadores, se luchó primero por la efectivización de los ingresos a carrera de 2015 y luego, desde fines de 2016 y una buena parte de 2017 contra el enmascarado despido a 500 compañerxs efectuado por Macri y Barañao. Entre el personal administrativo y el personal de apoyo (CPA), la principal pelea fue contra los controles arbitrarios que intentaron imponer desde el Ministerio de Modernización. En ambas instancias, desde ATE-CONICET estuvimos en unidad junto a otros espacios de organización de lxs trabajadores como Jóvenes Científicxs Precarizadxs.

El desafío actual es que la nueva Junta Interna y el Cuerpo de Delegadxs sean una expresión de esas luchas y que incorporen a lxs nuevxs actores/actrices a la vida orgánica. Es así como llegamos a conformar una lista unitaria, la Verde, Blanca, Roja y Negra, para estas elecciones. Unitaria no por la cantidad de agrupaciones que participan sino porque refleja los cuatro escalafones que actualmente conforman el Conicet (personal de apoyo, administrativxs, investigadores de carrera y becarixs). Y también representa la gran complejidad geográfica del organismo incorporando delegadxs por sector en la CNEA, Exactas, Filosofía y Letras, Ciencias Sociales, Medicina, Farmacia y Bioquímica, Agronomía, entre otros, a los ya existentes de sede central y Saavedra 15.

Esa dinámica hoy implica un salto en calidad en el crecimiento de ATE- CONICET con nuevxs afiliadxs y nuevxs sectores de trabajo. Se expresa tanto en la conformación de un Cuerpo de Delegadxs por sector como también en la representatividad de los lugares de trabajo en la propia lista de Junta Interna, una experiencia poco habitual en las juntas de ATE.

    En el último tiempo se profundizó la vinculación con la Coordinación de lxs trabajadorxs de Ciencia y Técnica, denunciando el ajuste y respondiendo de conjunto contra las políticas vaciadoras y privatizadoras en el sector. En este sentido, desde el espacio de Coordinación de Ciencia y Técnica se articularon acciones como la movilización conjunta para el 29-11 y el 6-12, así como la audiencia pública en el congreso denunciando el brutal ajuste presupuestario en nuestro sector.

El proceso de organización que se viene impulsando en ATE-CONICET permitió crecer en nuevos sectores que se incorporan a empujar de conjunto una herramienta de lucha para lxs laburantes, esto se dio de la mano de un importante proceso de afiliación. En esta dirección es que debemos seguir, impulsando más organización por abajo, que permita pararnos con más fortaleza frente a la avanzada del gobierno contra los sectores estatales, de la ciencia y de lxs trabajadorxs en general.

Por supuesto que, lejos de contentarnos, este avance tiene que ser solo un punto de partida para un mayor crecimiento en organización y lucha. Para profundizar este camino y hacer frente a los desafío venideros, ATE-CONICET debe tomar un rol más activo y organizador en la lucha contra la política de ajuste en Ciencia y Técnica y para ello debemos ir más allá de lo realizado en diciembre pasado ante el despido de 500 compañerxs. También deberemos construir una dinámica de participación colectiva en todos los sectores, promoviendo asambleas y reuniones ampliadas de los cuerpos de delegadxs para que todxs seamos parte de la toma de decisiones cotidianas de nuestro gremio.

Pero también deberemos ir más allá de críticas inconducentes que no parten del proceso histórico del colectivo de trabajadorxs. Desde ATE Desde Abajo apostamos a construcciones gremiales reales por encima de lógicas que pretendan aplicar recetas uniformes en cualquier momento y en cualquier lugar. Por el contrario, nuestro eje es aspirar a que crezca la organización de lxs laburantes ante todo, en oposición a quienes parecerían interesarse más por delimitarse de la conducción que en construir organización de base. Es así que lejos de apostar a un “purismo” principista integramos diversos espacios gremiales con corrientes que están en las antípodas de nuestros pensamientos en muchos organismos, en muchos casos incluso compartiendo esas experiencias con quienes hoy se posicionan convenientemente en el rol de acusadores.

Poner en pie un modelo sindical democrático y de lucha es una tarea compleja, que la entendemos dentro de una dinámica histórica y no de manera estática o esporádica ante cada conflicto.

Desde siempre impulsamos, desde ATE desde Abajo, que ATE-CONICET sea un gremio democrático y participativo, sabiendonos trabajadorxs de la ciencia, hermanadxs con las luchas de toda la clase trabajadora. Un gremio que se base en la organización real de lxs laburantes y de su protagonismo, reflejando la construcción colectiva de una herramienta sindical que ponga por delante la unidad para luchar, frente a la parálisis o los delimitacionismos.

Por todo esto es que llamamos a construir colectiva y participativamente ATE-CONICET de la mano de la lista Verde, Blanca, Roja y Negra, retomando estas consignas de lucha:

  • Convenio Colectivo de Trabajo sectorial, que exprese a las y los trabajadores de CONICET
  • No al ajuste presupuestario. Basta de restricciones en el financiamiento de proyectos
  • Derechos laborales para las y los becarios. Investigar es trabajar.
  • Régimen jubilatorio especial e igualitario
  • Pase a planta permanente para las y los compañeros administrativos
  • Discusión de los mecanismos y criterios de evaluación e ingresos.
  • Democratización del CONICET.
  • Implementación de Mecanismos para eliminar la violencia laboral y de género.
  • Incremento salarial urgente
  • Profundizar la participación: expandir la organización por lugares de trabajo y fortalecer la democracia sindical en los Plenarios de Afiliados