2 nov. 2017

Ante la avanzada contra nuestros derechos



Fortalezcamos los lazos de solidaridad y unidad para luchar

Los anuncios del Gobierno luego del triunfo electoral de Cambiemos nos ponen a las y los trabajadores estatales en la necesidad de preparar, al igual que el conjunto de nuestro pueblo trabajador, la defensa de todos nuestros derechos, con la lucha y en unidad.

El gobierno, junto con sus aliados, ha anunciado un ataque a la clase trabajadora en su conjunto, pretendiendo reconfigurar las relaciones sociales en favor de los que más tienen. Con este objetivo central buscará avanzar en una reforma laboral, educativa, impositiva y previsional. En el plano laboral, busca limitar los derechos de las y los trabajadores, flexibilizar las tareas (incorporar la idea de un “banco de horas” que destruye el concepto de horas extra, crear la figura de “trabajador independiente”, reintroducción de pasantías de 30 o 40 horas semanales, etc.), aumentar el control y ritmos de trabajo y aún más. Intentan reducir el salario (visto desde su óptica como costo laboral) empeorando las condiciones generales de trabajo; fomentando la meritocracia y competencia entra laburantes como forma de progreso; vaciando las políticas públicas de contenido, privatizando servicios esenciales y mercantilizando los derechos (como con la Cobertura Universal de Salud). Este escenario se completa con el intento de debilitar herramientas que tenemos para defendernos como clase, con una mayor limitación a la libertad sindical, el derecho a huelga y a la posibilidad de apelar al Poder Judicial ante el incumplimiento de las leyes.

Ante las intenciones de los de arriba creemos que podemos dar pelea en forma contundente y masiva desde grandes sectores de nuestro pueblo, como lo demostró el marzo caliente, el paro general de abril y la exigencia a la CGT y CTA´S de plan de lucha, la movilización contra el 2x1 a milicos genocidas, por la libertad de los presos por luchar, por la aparición con vida de Santiago Maldonado y el castigo a los culpables de la desaparición forzada a manos del estado.

Sin embargo, esas demostraciones de fuerza formidable no se han traducido en una correlación de fuerza favorable que permita limitar la avanzada del gobierno. En tal sentido, nuestra ATE ha mostrado gestualidades de lucha, teniendo presencia en las calles, desplegando una retórica de unidad. Sin embargo demostraron una vez mas no confiar en la lucha desde abajo y limitados para construir articulaciones amplias y sostenidas que tributen a un programa gremial y político que contenga y dinamice las luchas.

Tanto en la Verde que se referencia con ATE Nacional como la Verde y Blanca que conduce ATE Capital, sigue primando más la disputa de aparato que la lucha consecuente contra los gobiernos que nos precarizan la vida. En el marco de esta lucha opaca para cientos de miles de estatales, las elecciones imposibilitaron el desarrollo de una estrategia articulada que dispute mejores condiciones de trabajo para las y los estatales. Por un lado la Verde y Blanca “apostó todo” a llenar las urnas en octubre detrás del proyecto de “Unidad Ciudadana” como estrategia gremial. Por otro lado, ATE Nacional, tras la debacle del proyecto electoral de De Genaro, se ocupó de ganar terreno a nivel nacional para avanzar sobre una reforma estatutaria que está lejos de las prioridades de la etapa. 

Además de los distintos proyectos políticos que persiguen cada fracción de ATE, se dejan al descubierto serias limitaciones para el desarrollo de una resistencia consecuente. Necesitamos que nuestra organización defienda a las y los trabajadores del estado. También, desde allí apuntalar (y disputar) las políticas públicas que día a día llevamos adelante con nuestro trabajo.



Desde ATE Desde Abajo creemos en que es necesaria poner delante una agenda que realce por sobre cualquier interés faccioso, las necesidades urgentes que tenemos como trabajadoras/os estatales. Para ello promovemos experiencias de politización a partir de la organización en cada lugar de trabajo por las necesidades más inmediatas, como ser la continuidad laboral, salarios acordes a la canasta familiar, condiciones saludables de trabajo, más puestos de trabajo para más política pública, contra las violencias hacia las compañeras e identidades disidentes, etc. Y también promovemos la participación en todos los terrenos de la lucha contra la clase dominante.

Somos conscientes de la diversidad de pensamientos que existe en cada lugar de trabajo, por eso impulsamos un modelo sindical que luche contra todo sectarismos apostando a la democracia de base como la forma de construir acuerdos que representen los intereses del conjunto, y delinear estrategias inteligentes y creativas que permitan lograr esos objetivos. A la vez, construir con autonomía e independencia de las conducciones sindicales y los partidos políticos patronales.

El contexto es muy regresivo para las y los laburantes, y este escenario está lejos de ser elegido y el soñado. Pero sabemos que a través de fortalecer lazos de solidaridad y de la más amplia unidad para la lucha vamos a construir mejores condiciones para defender nuestros derechos y avanzar por todo lo que falta. Sólo a través de la acción común y organizada en las calles podremos detener la avanzada del gobierno. Desde esta perspectiva te invitamos a construir en cada lugar trabajo, apostando a la organización gremial, sabiendo que los modelos y las conducciones sindicales están en disputa, y que la defensa de los intereses de las y los trabajadores, será obra de las y los trabajadores mismos.