21 ago. 2017

El 22 salimos a ganar las calles contra la ofensiva patronal.

Construyamos desde abajo un plan de lucha contra el ajuste y la reforma laboral.


Cuando parecía que desvanecían la movilización del 22 de agosto, la CGT ratificó la medida de fuerza en medio de su fuerte crisis interna. Es una instancia importante para hacer sentir el malestar que padecemos las y los de abajo, y ganar las calles ante las políticas de los gobiernos contra nuestro pueblo trabajador. También será un momento para exigirle a la dirigencia sindical que hace falta un paro general y plan de lucha.


Las y los estatales venimos sufriendo desde hace años el desprestigio y estigmatización que se impulsa desde distintos medios hacia nuestra labor. Estos mitos sobre el trabajo estatal se convirtieron además en una política que impulsó también el gobierno de Mauricio Macri para generar consenso social para dejar a miles en la calle y avanzar con una reforma del estado lo más profunda que pueda, desde su lógica empresarial. Con la excusa de bajar el déficit quieren achicarlo, reducir el gasto público, aunque implique cerrar programas esenciales y dejar a miles de laburantes en la calle.
En esa política de reforma se inserta la difusa idea de la productividad y el presentismo. A estos items quieren atar el salario, precarizar y flexibilizar el trabajo, y ganar herramientas para perseguir y disciplinar trabajadores/as y sus organizaciones. 
Lo que “Cambiemos” intenta hacer con la administración pública replica lo que pretenden los empresarios como clase, en el marco de una ofensiva global del capital sobre el trabajo. Buscan dar señales desde el estado al sector privado para que “sigan el ejemplo” y profundicen la presión empresarial sobre las y los trabajadores.
Por eso resulta imprescindible fortalecer la unidad de las y los trabajadores y hacer de cada lucha un bastión de resistencia ante la ofensiva patronal. Con este espíritu las y los estatales tenemos que prepararnos y tejer lazos de solidaridad entre nosotras/os y con todos aquellos que estén dando la pelea y estén dispuestos a luchar. Por eso, antes de la concentración el mismo martes 22/8 vamos a acercarnos, una vez más, a la carpa de resistencia de las y los trabajadores de PepsiCO para acompañar y colaborar con el fondo de lucha.
Las elecciones no son una herramienta suficiente para frenar a los gobiernos y las intenciones de las clases dominantes. Debemos organizarnos para resistir y defender las posiciones y derechos conquistados: en esas luchas se asientan las posibilidades de poder superar este contexto adverso. El resultado de las PASO arrojó un resultado que pone de manifiesto de que aún existen expectativas en el gobierno a pesar de que empeoran las condiciones de las mayorías, y que aun prima la actitud de “voto castigo” al peronismo en lugar de la ponderación de las implicancias del proyecto macrista de Gobierno.
Por todo esto, resulta imprescindible ganar las calles este 22 de agosto contra el ajuste y la regresiva reforma laboral, previsional, judicial que el gobierno impulsa. Para lograrlo necesitamos no solo una marcha sino un plan de lucha, con medidas de fuerzas y los paros nacionales que sean necesarios para frenar este proyecto de país que castiga especialmente a las y los trabajadores y al campo popular.
Desde ATE Desde Abajo vamos a marchar con las juntas internas de las cuales somos protagonistas en el marco de la columna de la seccional de ATE Capital. Queremos levantar bien alto el estandarte de nuestra voluntad para luchar y buscando interpelar a más estatales para que conozcan que existe otro modelo sindical posible bajo principios democráticos, participativos, solidarios, independientes y de lucha.

-       Por la unidad de las y los trabajadores contra la ofensiva patronal.
-       Por un plan de lucha para enfrentar el ajuste y la reforma laboral y previsional
-       Por pase a planta permanente; por salario, mínimo, vital y móvil acorde al costo de vida; por políticas públicas integrales y de calidad.
-       Por la aparición con vida de Santiago Maldonado, Nadia Rojas, y todos las y los pibes que nos faltan.
-       Contra la criminalización de la protesta, por la libertad de las y los luchadores populares