18 may. 2017

Paritarias estatales: El salario y el convenio a la basura


Hoy se firmó el acuerdo paritario al que llegaron la conducción de UPCN y el gobierno, en la persona de los ministros Triaca e Ibarra. Desde el lunes venían circulando versiones producto de las reuniones a puertas cerradas en las que se acostumbran a reunir Andrés Rodríguez, secretario general de UPCN, con los distintos ministros, para alcanzar un acuerdo antes del inicio formal de las negociaciones paritarias en las que tiene lugar la participación de ATE. Esa burda maniobra en la que se excluye a nuestro sindicato es convalidada por la autoridad que le otorgó Menem a UPCN para firmar las paritarias y que ningún gobierno posterior puso en cuestión a pesar del crecimiento de las afiliaciones en ATE. ATE firmó en disconformidad la paritaria y prepara medidas de lucha para revertir este acuerdo que reduce nuestros ingreso y vulnera nuestros derechos laborales.

El gobierno nos baja el salario y UPCN lo festeja
El acuerdo salarial firmado entre la dirigencia de UPCN y el gobierno otorga 20% de aumento salarial para los trabajadores de la Administración Pública Nacional, que se pagaría en tres (módicas) cuotas: 5% en junio, 5% en julio y 10% en agosto. El convenio incluye una “cláusula gatillo” por la cual a partir de diciembre se pagaría la diferencia entre el 20% acordado y el Índice del Costo de Vida publicado por el INDEC en caso de que este lo supere, aunque todavía quedan dudas sobre su efectivización. Esta cláusula es similar a la acordada entre Vidal y los docentes bonaerenses en 2016, a pesar de lo cual el gobierno provincial se negó a discutir nuevos aumentos durante todo el año cuando la inflación superó con creces lo previsto.
Esta bochornosa paritaria desconoce completamente la pérdida salarial que padecimos las y los estatales durante el año pasado y los niveles de inflación proyectados para este año. Según distintos estudios, en el último año las y los trabajadores del sector público nacional hemos perdido un 8% de nuestro poder adquisitivo, mientras que todas las consultoras estiman para 2017 una inflación muy superior al 20%. Por ello resultan inadmisibles las 3 cuotas y el 20%, cuando al día de hoy hemos perdido salario y ya sabemos que seguiremos perdiendo si el aumento de sueldo no supera el 35%.



“Premios” que barren nuestros derechos
Pero la novedad del acuerdo son los “premios” por productividad y presentismo. Estos adicionales sacados del manual flexibilizador se vienen imponiendo desde los 90 en el sector público y privado para ampliar la proporción variable de nuestros ingresos y facilitar de esta manera una reducción salarial encubierta. El “premio” por presentismo para el Estado nacional consistiría en $1300 por mes de “asistencia perfecta”, los cuales se pagarían en forma cuatrimestral. Las únicas inasistencias que no implicarían el descuento del presentismo serían por vacaciones y  días de estudio, pero para este último sólo se reconocerían hasta 14 días de los más de 20 que reconoce como derecho nuestro convenio colectivo. Todas las otras inasistencias que se realicen por motivos como enfermedad, cuidado de familiar, matrimonio o adopción, entre otras, traerían aparejada la inmediata reducción de nuestros ingresos.
En concreto se estaría penando con "multas" que arrancan en los $400 a quienes tengan el atrevimiento de ausentarse del trabajo por estar enfermos o quienes tengan que quedarse a cuidar a un familiar enfermo. Esto es un ataque directo a todos las y los trabajadores violando el ya pobre convenio que pauta nuestros derechos. Pero al mismo tiempo cabe señalar que no ataca por igual a todos. Aquellos trabajadores que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad por padecer de afecciones físicas como psicológicas van a sufrir este descuento. De la misma forma no es inocuo en términos de géneros ya que por el sistema patriarcal en el que nos encontramos son las mujeres quienes tienden a quedarse a cuidar a un niño/a o familiar enfermo, y quienes necesitan hacer uso de licencias derivadas de la maternidad. Sin ir más lejos en diciembre del año pasado entre Alfonso Prat Gay y Nicolás Dujovne despidieron a Romina, una trabajadora del Ministerio de Hacienda, debido a que hacía uso del lactario y licencias para cuidar a su hija y eso "hacía disminuir su productividad".




SUTECBA y Larreta: Otro bochornoso acuerdo
En la Ciudad de Buenos Aires las paritarias no fueron mejores. La conducción del SUTECBA firmó también a espaldas de las y los estatales y sin la participación ATE otro acuerdo bochornoso: se estableció un aumento del 18% en dos cuotas, una del 10% en abril y una del 8% en agosto, más un bono de 2500 pesos en mayo, un incremento del 2%, a cuenta de la implementación de la carrera, en septiembre, y una recomposición del 60% en el pequeño monto que se abona por antigüedad, que solo va a cobrar una minoría. De esta manera los salarios de la planta transitoria apenas si van a llegar a 12 mil pesos, muy por debajo de los 14.620 pesos que según el área de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad precisa una familia para no ser pobre.
Estos acuerdos son un ejemplo más de la larga lista de entregas y favores que las dirigencias de UPCN y SUTECBA vienen haciéndole a cada gobierno a cambio de migajas. Según estudios de la CTA, las y los estatales hemos perdido más del 20% de nuestros ingresos durante los últimos 7 años debido a las paritarias firmadas por debajo del índice de inflación. El acuerdo para este año para las y los estatales de Nación sería uno de los peores si le sumamos a ello la inclusión de nuevas cláusulas flexibilizadoras que barren con los derechos consagrados en nuestro Convenio Colectivo de Trabajo. Estos “premios” dan cuenta que el magro aumento no se debe a una falta de recursos, sino a una clara voluntad de los gobiernos de disciplinar a las y los trabajadores. Pero nosotras y nosotros no aceptaremos esta entrega: no cambiamos nuestra salud por dinero, no cambiamos a nuestros hijos e hijas por dinero, no cambiamos educación por dinero, no aceptamos dinero por la entrega de nuestros derechos.




Doblegar al gobierno ajustador
Estamos cansadas y cansados de que las conducciones de UPCN y SUTECBA firmen todos los años paritarias a la baja. ATE tiene participación y representación en las mesas de negociación pero los sucesivos gobiernos han desatendido las propuestas y reclamos, a pesar de que nuestro sindicato firmó todos estos años las paritarias en disconformidad. Nuestra única alternativa para ser escuchadas y escuchados es construir un contundente paro con movilización que unifique los reclamos de Ciudad y Nación y permita doblegar la voluntad de estos gobiernos ajustadores.
Las direcciones de ATE Nacional y Capital, aún presionadas por el pedido de unidad de la base, no acordaron una acción común ni siquiera en este escenario tan preocupante. En cambio, propusieron una jornada con dos esquemas diferentes de actividades (aunque al menos coinciden en el día). Unos preparan asambleas en los sectores para el miércoles 24 de mayo y otros un "banderazo" en el Cabildo, medidas que van a llegar tarde pero que aún así podrían colaborar en poner en pie procesos de lucha si se realizan de manera coordinadas. En distintos sectores donde intervenimos como ATE Desde Abajo participaremos activamente de estas medidas, buscando que donde se realicen asambleas podamos construir masividad, comprometidos a organizar el descontento que se esparce en cada lugar de trabajo para que se transforme en participación y en lucha.
No nos resignamos a que el tradicional amigo de todos los gobiernos siga vendiendo nuestros salarios por favores. Apostamos al crecimiento de nuestro sindicato y a la participación democrática en sus decisiones. Por eso nos organizamos Desde Abajo.

NO cambiamos nuestra salud por dinero  
NO cambiamos a nuestros hijos e hijas por dinero  
NO cambiamos educación por dinero  
NO aceptamos dinero por la entrega de nuestros derechos  
35% de aumento para las y los estatales
24 de Mayo: Paro, Asambleas por sector y Movilización Unificada