12 ene. 2017

Unir las luchas contra los despidos

La ofensiva del gobierno contra las y los estatales parece acelerarse desde diciembre. Luego de un primer año marcado por el ajuste, el verano inició con más persecución gremial, despidos discriminatorios, vaciamiento de políticas públicas y otra vez despidos masivos. En la Nación los principales afectados fueron sin duda las y los trabajadores/as del Ministerio de Educación, pero también en Hacienda y Trabajo hubo cesantías.
Para pararle la mano al gobierno de Macri, necesitamos unir estas luchas y apelar al protagonismo de base.
Durante el mes de diciembre en el Ministerio de Hacienda nos enteramos del despido de Romina, a quien se le adjudica una supuesta “baja productividad” por utilizar el lactario y por hacer uso de licencias por familiar enfermo contempladas en nuestro convenio. También en Economía despidieron a Mayra, delegada de ATE MECON, realizando sumarios truchos que no cuentan con una sola prueba, con el objetivo de amedrentar a los y las trabajadoras que se organizan. Desde la Junta Interna de ATE de este Ministerio se están organizando actividades en forma escalonada, juntando aportes a un fondo de lucha para sostener a las despedidas y llamando a la más amplia solidaridad para defender estos derechos.
En el Ministerio de Trabajo se produjeron también 4 despidos discriminatorios (uno en CABA y tres en Neuquén) que sólo se explican por la persecución política y gremial que lleva adelante el gobierno. Uno de ellos es el de la abogada Tania Vaca Narvaja, en la delegación regional Neuquén que con una foja de servicios impecable, fue despedida por portación de apellido, y el otro es el del inspector Hugo Reiner, miembro de la CTA que ya había sido despedido de un cargo similar por el gobierno de la Ciudad en marzo de 2015. No casualmente, entonces como ahora, el responsable de su desvinculación es Ezequiel Sabor, quien fue secretario de Trabajo de la Ciudad durante el gobierno de Macri y ocupa hoy la Secretaria de Trabajo de la Nación llevando adelante la misma política antisindical. La respuesta de ATE Trabajo ha sido rápida y firme, uniendo su lucha a la de las y los trabajadores/as de limpieza de la empresa INMANTEC, quienes sufren las consecuencias de la tercerización y el retraso sistemático en el cobro de sus salarios.
En el Ministerio de Educación van por su tercera semana de lucha, luego de que en diciembre se enteraran del despido de 2600 trabajadores/as del Programa Nuestra Escuela y de otros 400 de distintos sectores del Ministerio, en una clara muestra de vaciamiento de una política pública de formación docente que llega de manera gratuita a todo el país. Se han realizado cortes de calles, toma de edificio, movilizaciones, cese de tareas, pero en las últimas semanas la Junta Interna ha coartado el debate y la resolución colectiva por decisiones a puertas cerradas que no promueven la participación activa de las y los trabajadores/as. Además, se mantiene por canales diferenciados la lucha de los 2600 tutores/as y los 400 trabajadores/as de las sedes ministeriales, quitando masa crítica para la lucha y aislando la pelea, lo que genera desánimo y desmovilización.
Son pocas las novedades que existen en el activismo sobre los despidos en Cancillería, así como de las funestas “listas negras” del Ministerio de Producción y de las impugnaciones de distintas Juntas Internas. Tomar como propias estas luchas es parte de las tareas del momento.


Protagonismo de base para frenar el ajuste
En un momento en el que el macrismo avanza contra los derechos de las y los trabajadores/as, son fundamentales el protagonismo de base y la articulación de las peleas para desarrollar las luchas. Creemos que ese es el camino más potente para lograr reinstalar a los/as despedidos/as, terminar con la persecución gremial y frenar el desmantelamiento de las políticas públicas. Durante el año pasado, las Juntas Internas de Trabajo y Economía brindaron un ejemplo de ello organizando comisiones de despedidos/as para fortalecer la acción, construyeron fondos de lucha y sostuvieron a rajatabla la Asamblea como ámbito de debate y resolución del conjunto de las y los trabajadores en lucha.
La pelea que están dando las y los trabajadores del Ministerio de Educación es un nuevo gran hito luego de la lucha del CONICET, donde el gobierno de Macri buscará mostrar el avance en la reforma del Estado con la que pretenden avasallar nuestros derechos. Es por ello fundamental rodear de solidaridad cada iniciativa de las compañeras y compañeros de Educación, promover la más amplia unidad y convocar a todos los sectores del Sindicato, sin ningún tipo de especulación, a un masivo Plenario de Delegados/as y activistas que permita acordar un plan de lucha que frene la avanzada macrista.



  • Fortalezcamos el protagonismo y la organización desde abajo.
  • Asamblea del conjunto de las y los trabajadores de la Educación: tutores, cursantes y planta orgánica del Ministerio!
  • Plenario para discutir un Plan de Lucha unificado en ATE Capital y ATE Nacional.
  • Reincorporación de todos los despedidos de Hacienda, Trabajo y Educación.