26 oct. 2016

Violencia y patotas en el Confederal de ATE: destruyen el BAUEN mientras los gobiernos avanzan sobre lxs estatales



Las conducciones de ATE protagonizaron el día de hoy el acto más bochornoso de la disputa que está dividiendo nuestra lucha y debilitando a todxs lxs trabajadorxs estatales. 

Convocado por la conducción nacional de nuestro sindicato, el día de hoy debía realizarse la reunión ordinaria del Confederal en el Hotel BAUEN, pero los violentos enfrentamientos entre quienes responden a la Seccional Capital Federal, conducida por la lista Verde y Blanca y quienes responden al Consejo Directivo Nacional, enrolados en la lista Verde, motivaron su suspensión y traslado a la sede nacional de ATE. La interna decadente de que vienen llevando adelante las conducciones de nuestro sindicato, totalmente a espaldas de las necesidades de las y los estatales, nos llena de vergüenza al ocasionar lo que durante años ni los gobiernos ni la justicia patronal tuvieron la osadía de hacer: dañar y destrozar el Hotel BAUEN, uno de los principales símbolos de las empresas recuperadas y gestionadas por sus trabajadores.






No es la primera vez que tenemos que lamentar que se ponga la disputa interna por encima del interés de los/as trabajadores/as, ya que a lo largo de todo el año hemos observado innumerables hechos como peleas por el manejo de recursos, intervenciones cruzadas sobre elecciones de juntas internas y fundamentalmente la imposibilidad de salir a la calle a defender nuestros derechos de manera unificada. Pero lo sucedido el día de hoy dio un salto ya que se pasó a un plano de enfrentamiento físico, que nada tiene que ver con los métodos en lo que se deben dirimir internas.

La conducción nacional, pretende salir de su crisis política con astucias y maniobras burocráticas de aparato. La conducción de la Capital exacerba su intervención completamente subordinada a la campaña por el retorno del kirchnerismo al poder con una lógica facciosa y, con los hechos del día de hoy, totalmente patotera.






Desde ATE desde Abajo repudiamos estos hechos de violencia y a las conducciones de nuestro sindicato que de esta manera se muestran decididos a avanzar hacia la división de ATE mientras las y los trabajadores nos encontramos ante una ofensiva patronal como no experimentábamos desde hace años. Este enfrentamiento nos deja totalmente expuestos ante los gobiernos y desprestigia nuestro sindicato ante lxs estatales.


En este contexto, la actitud faccionalista de las conducciones deja a nuestro sindicato más cerca de una intervención del Ministerio de Trabajo que de una acumulación de fuerzas capaz de estar a la altura de la circunstancias y emprender una decidida lucha por la reapertura de paritarias y contra los despidos y precarización laboral. Nos encontramos con un sindicato implacable para la interna, pero dubitativo y conciliador con nuestro empleador.



Desde ATE desde Abajo insistimos en la importancia de construir un sindicato democrático y combativo que pueda contener nuestras diferencias y mantenernos unidos para enfrentar esta avanzada de los gobiernos. Esto sólo se logra bajando la tensión en las acusaciones y no concurriendo a un espacio orgánico de nuestro sindicato con la disposición a usar la fuerza para ingresar e imponer una posición con métodos que tienen más que ver con los sindicatos burocráticos de la CGT que con la historia de ATE.



Impulsamos un modelo sindical que promueva y que dé lugar a la heterogeneidad política y la diversidad de tendencias, que genere consensos que contengan una pluralidad de visiones unidas por el principio de luchar por lxs estatales. Estamos convencidos que este modelo favorece la organización y participación de las bases a la vez que nos fortalece para resistir y nos da condiciones para obtener nuevas conquistas. Nuestra militancia cotidiana al frente de Juntas Internas y Cuerpos de Delegados en la Ciudad de Buenos Aires demuestran que esto es posible mientras impulsemos el protagonismo de las y los estatales, generemos espacios de debate y resolución en cada lugar de trabajo, en cada organismo público.



Lejos de desmoralizarnos, estos hechos vergonzosos fortalecen nuestra voluntad sobre la necesidad de recuperar nuestra herramienta gremial. Seguiremos construyendo un nuevo sindicato desde las bases y democrático, que represente a todxs lxs trabajadorxs sin someterse a ningún gobierno y dispuesto siempre a prepararse y dar la lucha por lxs estatales.