26 oct. 2016

Violencia y patotas en el Confederal de ATE: destruyen el BAUEN mientras los gobiernos avanzan sobre lxs estatales



Las conducciones de ATE protagonizaron el día de hoy el acto más bochornoso de la disputa que está dividiendo nuestra lucha y debilitando a todxs lxs trabajadorxs estatales. 

Convocado por la conducción nacional de nuestro sindicato, el día de hoy debía realizarse la reunión ordinaria del Confederal en el Hotel BAUEN, pero los violentos enfrentamientos entre quienes responden a la Seccional Capital Federal, conducida por la lista Verde y Blanca y quienes responden al Consejo Directivo Nacional, enrolados en la lista Verde, motivaron su suspensión y traslado a la sede nacional de ATE. La interna decadente de que vienen llevando adelante las conducciones de nuestro sindicato, totalmente a espaldas de las necesidades de las y los estatales, nos llena de vergüenza al ocasionar lo que durante años ni los gobiernos ni la justicia patronal tuvieron la osadía de hacer: dañar y destrozar el Hotel BAUEN, uno de los principales símbolos de las empresas recuperadas y gestionadas por sus trabajadores.






No es la primera vez que tenemos que lamentar que se ponga la disputa interna por encima del interés de los/as trabajadores/as, ya que a lo largo de todo el año hemos observado innumerables hechos como peleas por el manejo de recursos, intervenciones cruzadas sobre elecciones de juntas internas y fundamentalmente la imposibilidad de salir a la calle a defender nuestros derechos de manera unificada. Pero lo sucedido el día de hoy dio un salto ya que se pasó a un plano de enfrentamiento físico, que nada tiene que ver con los métodos en lo que se deben dirimir internas.

La conducción nacional, pretende salir de su crisis política con astucias y maniobras burocráticas de aparato. La conducción de la Capital exacerba su intervención completamente subordinada a la campaña por el retorno del kirchnerismo al poder con una lógica facciosa y, con los hechos del día de hoy, totalmente patotera.






Desde ATE desde Abajo repudiamos estos hechos de violencia y a las conducciones de nuestro sindicato que de esta manera se muestran decididos a avanzar hacia la división de ATE mientras las y los trabajadores nos encontramos ante una ofensiva patronal como no experimentábamos desde hace años. Este enfrentamiento nos deja totalmente expuestos ante los gobiernos y desprestigia nuestro sindicato ante lxs estatales.


En este contexto, la actitud faccionalista de las conducciones deja a nuestro sindicato más cerca de una intervención del Ministerio de Trabajo que de una acumulación de fuerzas capaz de estar a la altura de la circunstancias y emprender una decidida lucha por la reapertura de paritarias y contra los despidos y precarización laboral. Nos encontramos con un sindicato implacable para la interna, pero dubitativo y conciliador con nuestro empleador.



Desde ATE desde Abajo insistimos en la importancia de construir un sindicato democrático y combativo que pueda contener nuestras diferencias y mantenernos unidos para enfrentar esta avanzada de los gobiernos. Esto sólo se logra bajando la tensión en las acusaciones y no concurriendo a un espacio orgánico de nuestro sindicato con la disposición a usar la fuerza para ingresar e imponer una posición con métodos que tienen más que ver con los sindicatos burocráticos de la CGT que con la historia de ATE.



Impulsamos un modelo sindical que promueva y que dé lugar a la heterogeneidad política y la diversidad de tendencias, que genere consensos que contengan una pluralidad de visiones unidas por el principio de luchar por lxs estatales. Estamos convencidos que este modelo favorece la organización y participación de las bases a la vez que nos fortalece para resistir y nos da condiciones para obtener nuevas conquistas. Nuestra militancia cotidiana al frente de Juntas Internas y Cuerpos de Delegados en la Ciudad de Buenos Aires demuestran que esto es posible mientras impulsemos el protagonismo de las y los estatales, generemos espacios de debate y resolución en cada lugar de trabajo, en cada organismo público.



Lejos de desmoralizarnos, estos hechos vergonzosos fortalecen nuestra voluntad sobre la necesidad de recuperar nuestra herramienta gremial. Seguiremos construyendo un nuevo sindicato desde las bases y democrático, que represente a todxs lxs trabajadorxs sin someterse a ningún gobierno y dispuesto siempre a prepararse y dar la lucha por lxs estatales.





8 oct. 2016

Hacia el 31 ENM: Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres


“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres” 
Rosa Luxemburgo




Una vez más, las mujeres de todo el país viajamos al Encuentro Nacional de Mujeres. Este año, la cita es en la ciudad de Rosario donde se cumple el XXXI encuentro. Allí nos encontramos, debatimos, intercambiamos, organizamos desde los distintos espacios que habitamos e intervenimos.

Como trabajadoras, este año nos vimos fuertemente afectadas por el ajuste con el que arremetió el gobierno de Cambiemos contra el pueblo trabajadorQuienes trabajamos en el Estado, sufrimos una embestida contra el empleo público a través de despidos justificados por una campaña de desprestigio hacia nuestro trabajo. Se cerraron programas, se desmantelaron direcciones, se achicó el presupuesto destinado a políticas públicas que tienen por destinatarias a poblaciones vulneradas.

En lo que respecta a políticas destinadas a las mujeres, hubo despidos en el Ministerio de Educación, particularmente en el Programa de Educación Sexual Integral encargado de formar docentes en las temáticas de embarazo adolescente, trata, violencia en los noviazgos, diversidad sexual, entre otros. También hubo despidos en el Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud y un virtual vaciamiento. Este Programa se encarga de la prevención de embarazos no planificados, abortos y muertes de mujeres, el acceso a tratamiento de fertilidad, la distribución de métodos anticonceptivos gratuitos en todo el país, la capacitación de equipos de salud, el acceso a información de calidad sobre salud sexual y reproductiva, la formación de promotoras/es de salud y la multiplicación de actividades de prevención en la comunidad y la posibilidad de acceso a hormonas y cirugías de modificación corporal para personas trans.

Sin embargo, la precarización en el estado es de larga data. Contratos basura, sin aguinaldo, ART, ni obra social. En muchos casos, con salarios menores a los que perciben trabajadorxs de planta por la misma tarea. Sin garantía de estabilidad laboral, ni indemnización, que facilitó la política que lleva adelante el gobierno de Cambiemos. Esta situación no cesa, cuando todavía siguen despidiendo a compañerxs de trabajo. La precarización que sufrimos se hizo patente con el femicidio de Laura Iglesias, quien trabajaba en el Patronato de Liberados en Miramar en 2013. La causa se cerró en estos días con la condena a una sola persona, sin menciones al accionar policial ni a la responsabilidad de las autoridades del organismo y del gobierno provincial.

Las mujeres somos doblemente explotadas. No recibimos pago ni reconocimiento por realizar tareas en nuestras casas, nuestro salario es un 20% menor al de los varones, hay un gran porcentaje de mujeres sostén de familia –sobre todo en los sectores más pobres– y no contamos con jardines para el cuidado de nuestrxs hijxs.

Las mujeres no somos reconocidas en nuestras capacidades para los puestos de coordinación y/o dirección y esto se repite en los sindicatos de los que participamos. La división del trabajo en función del sexo se reproduce en el hogar y en el ámbito laboral: somos la mayoría en los servicios, los trabajos de cuidado, limpieza, etc. Cuando hay mujeres en cargos gremiales son en puestos que reproducen la división del trabajo: Secretaría de la Mujer, Acción Social y/o Turismo, Tesorería, Actas y Secretaría Gremial, y nunca la secretaría general o adjunta. Así y todo, las conducciones se encuentran a cargo de varones que reproducen el hartamente conocido patriarcado. Reivindicaciones tales como igual salario por igual tarea, jardines de infancia en los lugares de trabajo, extensión de licencias por nacimiento para varones y mujeres, licencia por violencia de género, etc., no son parte de la agenda de los gremios, salvo cuando son producto de nuestra lucha.

Asimismo, denunciamos la violencia a la que cotidianamente nos someten a las mujeres por el solo hecho de serlo. Hicimos dos marchas multitudinarias por #niunamenos y nos siguen matando. Nos siguen golpeando, desapareciendo las redes de trata, nos siguen violando fuera y dentro de nuestras casas. La violencia obstétrica continúa en los hospitales y centros de salud.

La cantidad de abortos clandestinos y de mujeres que mueren a consecuencia de ello (500.000 mujeres abortan en forma clandestina y 50 mujeres mueren por año) muestra la necesidad de una ley por el aborto legal, seguro y gratuito, que garantice el derecho de todas mujeres a decidir sobre nuestros cuerpos. Necesitamos que se cumpla con el Protocolo de aborto no punible, que permite la interrupción del embarazo cuando sea producto de una violación o ponga en riesgo la salud, el bienestar físico o mental, garantizando así el cuidado integral de nuestra salud. En los últimos meses asistimos a la persecución de mujeres acusadas y detenidas por aborto. Fue el caso de Belén, detenida más de dos años en una cárcel de Tucumán y que gracias a la movilización del movimiento de mujeres logró salir en libertad. Y los casos se siguen sucediendo.

No podemos dejar de mencionar la militarización y represión que sufren quienes habitan los barrios más humildes. Todas las fuerzas de (in)seguridad (gendarmería, prefectura, policía federal, policía metropolitana) disponibles para el control social. Esto que viene ocurriendo desde ya hace años (no nos olvidamos que a Luciano Arruga lo mató la policía!), llegó en los últimos días a los medios masivos de comunicación. Tan fuerte fue el grito de Iván y Ezequiel, que los medios destinados al consumo privado se vieron obligados a reproducirlo. Dos adolescentes de 17 y 15 años fueron secuestrados y torturados por efectivos de la Gendarmería Nacional que patrulla la Villa 21-24 de Barracas. Denunciamos el terrorismo de estado, así como también la vulneración de derechos y marginación sistemática en este sector de la población.

Sabemos que no estamos solas, que miles de mujeres en todo el pías comparten nuestra lucha y con ellas nos hermanamos en este encuentro, con ellas saldremos a denunciar a quienes nos oprimen, humillan, explotan y matan.

¡Porque nuestro trabajo son tus derechos!
  • Basta de despidos en el Estado! Reincorporación de lxs trabajadorxs despedidos!
  • Basta de precarización y contratos basura! Pase a planta permanente para todxs lxs trabajadorxs!
  • No al cierre del juicio por nuestra compañera Laura Iglesias!
  • Igual salario por igual tarea!
  • Jardines materno paternales en los lugares de trabajo!
  • Extensión de licencia por nacimiento!
  • Licencia por violencia de género!
  • Cumplimiento efectivo de la Ley integral contra las violencias hacia las mujeres!
  • Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!
  • Desmantelamiento de las redes de trata!


3 oct. 2016

PARO del 27/9: UNA OPORTUNIDAD DESPERDICIADA

El 27 de septiembre docente, estatales y otros gremios pararon y marcharon en la Ciudad de Buenos Aires. Pero lo hicieron de manera desacoplada: cada uno por su lado. Se desperdició la posibilidad de hacer una demostración de unidad y masividad frente al macrismo, dando un mensaje contundente frente al conjunto social y también hacia la conducción de la CGT que al día de hoy mantiene la tregua con “Cambiemos”. Con diferencia de 10 cuadras, hubo dos actos con reclamos muy similares. El principal punto de coincidencia reivindicativa fue la exigencia a los gobiernos de la repaertura de paritarias.

ATE pudo y debió haber sido el promotor de la articulación, pero la disputa internista primó otra vez. Si bien en el discurso los principales dirigentes plantean que es momento de buscar la unidad, en la práctica priorizan otras cuestiones. El Consejo Directivo Nacional había cometido un grueso error político al no participar de la Marcha Federal, y el Consejo Directivo Capital le devolvió “el favor” en esta ocasión. La lógica parece ser similar: un sector no participa o vacía cuando el que convoca y circunstancialmente dirige es el otro. Esta vez fue ATE Nacional el que hizo la demostración de fuerzas, movilizando muchos y muchas estatales, además de articular con CCC, CTEP y Barrios de Pie.

La Verde y Blanca, conducción de la Seccional Capital de ATE, especuló hasta último momento buscando la táctica para dañar a la Verde, conducción del Consejo Directivo Nacional, y finalmente convocó a un plenario apenas un día hábil antes del paro. Si la medida de ATE Nacional había sido “inconsulta” y llamada “desde arriba”, el plenario así convocado no se caracterizó justamente por promover el debate ni los tiempos para organizar la participación. La salida de la conducción de Capital fue marchar con CTERA (marco de alianzas principal de ATE Capital en la CTA Yasky), evitando “ir atrás de Hugo "Cachorro" Godoy”. Pero esa especulación generó que el nivel de adhesión al paro y el poder de movilización en la Ciudad fue paupérrimo, y en Nación no logró tampoco ser masivo.

El día de la movilización, en las calles camino al Congreso nos encontramos con juntas internas y seccionales como ATE Lomas o ATE Brown-Perón que sostuvimos una bandera sintetizando este necesario reclamo de Plan de Lucha y Paro Nacional.

Como venimos planteando en los plenarios y otras instancias de discusión, el desafío en este momento es construir una correlación de fuerzas más favorable, en un momento claramente defensivo. Necesitamos pegarle políticamente a Cambiemos, sin duda. Pero en ese afán, no se puede perder la especificidad gremial. En sí mismo, es bueno llenar la Plaza de Mayo. Mejor aún para el sindicato es que esa plaza llena sea el sustento para frenar los despidos y lograr reincorporaciones, discutir salario en las paritarias y lograr el pase a planta de los y las precarizadas.

El 27/9 era una oportunidad interesante de generar un hecho político y sindical de envergadura. Miles y miles de estatales y docentes en una gran marcha contra Macri apenas unas semanas después de la Marcha Federal hubiese sido un mensaje muy concreto para el gobierno y la dirigencia sindical de la CGT, que acaba de nuevamente de mostrar su nula vocación de defender los salarios. Hubiese sido una muy correcta interpretación de la necesidad que circula en los lugares de trabajo. Pero lamentablemente el faccionalismo internista se impuso, en lo que fue una gran irresponsabilidad de la dirigencia de nuestro sindicato.


Desde ATE DESDE ABAJO llamamos a democratizar desde la base cada vez más este tipo de debates para construir una verdadera unidad que logre derrotar el ajuste y conquistar nuestras reivindicaciones.