7 jun. 2016

GATO ENCERRADO: Ate Desde Abajo frente a la embestida de UPCN

La conducción nacional de UPCN, decidió arremeter una vez más (ver abajo) contra el supuesto sindicato minoritario ATE en una muestra de incoherencia manifiesta: a la vez que dice "que la lucha nunca es contra otro sindicato" inicia una campaña de ataques en todos los organismos contra una de las representaciones estatales.

En ATE Desde Abajo somos reacios a cualquier tipo de "disputa intersindical", ya que luchamos contra nuestro patrón y ese es el mensaje que queremos transmitir a cada uno de nuestros compañeros y a la opinión pública en general.
Para nosotros ni ATE ni UPCN son equipos de fútbol sino que son herramientas gremiales que pueden servir o no para defender y avanzar en nuestros derechos. Eso no quita que podamos debatir con las conducciones de ambos sindicatos.

La conducción de UPCN, en esta declaración y en otras manifestaciones pareciera desentenderse del golpe que el nuevo gobierno está dando al colectivo de trabajadores y trabajadoras estatales. Hasta con cierto regocijo plantea que no se vieron afectados "sus" afiliados.
En primer lugar, sabemos que esto no es cierto ya que en los 11.000 despedidos hay numerosos afiliados a UPCN de diversa antigüedad (empezando por los expulsados del RENATEA pero siguiendo por múltiples organismos).
En segundo lugar, también hay afectados compañeros y compañeras afiliados a dicho sindicato por los otros aspectos de las políticas de ajuste como recorte de horas extra, "revisión" de concursos y desplazamientos.
En tercer lugar, consideramos que así fuera cierto el mito construido de que "sus" afiliados no fueron tocados, estaríamos perdiendo de vista la visión del colectivo de trabajadores que todo sindicato debe tener. Nosotros pensamos que no existen "los míos" y "los tuyos" sino que el ataque a cada compañero/a es un ataque al conjunto de los trabajadores/as.

Si pasaron 11.000 despidos y las conducciones sindicales no quisieron o no pudieron enfrentar de manera centralizada ese ataque, estamos objetivamente en peores condiciones de obtener una recomposición de nuestros salarios paupérrimos o de enfrentar los próximos ataques que se vienen. Por eso en ATE Desde Abajo impulsamos la defensa de cada compañero y cada compañera sin importar a qué sindicato está afiliado/a o si no está afiliado/a a ninguno.

La última paritaria fue una nueva muestra de lo que nos tiene acostumbrados la conducción de UPCN, un vez más la paritaria se manejó en total secreto sin poner al tanto a los trabajadores/as de lo que se venía negociando (¡Ni siquiera a los afiliados/as a UPCN!). 

El secretismo y los pactos a espaldas de los trabajadores/as son funcionales a mantener la situación actual de los estatales: sueldos miserables, precarización laboral y pésimas condiciones de trabajo. El tan festejado acuerdo del 31% es un brutal recorte sobre el poder adquisitivo si lo comparamos con el 45% de inflación interanual que hubo de junio de 2015 a junio de 2016. El 31% es aún menos que lo que aumentó el salario mínimo (33%), que según el propio comunicado debería actuar como piso para otras paritarias.

En ATE Desde Abajo impulsamos discusiones abiertas y democráticas en las paritarias en las que los trabajadores/as mandatemos a nuestros dirigentes y ninguna negociación se cierre sin el aval de los representados/as.
El comunicado y posterior campaña de calumnias en todos los organismos contra ATE, sumado a los múltiples acuerdos cerrados por parte de la conducción de UPCN con el gobierno macrista encierran una cuestión muy evidente. La conducción de UPCN ha cerrado filas con el gobierno nacional agregando un nuevo episodio "camaleónico" a su historia,  saliendo al ataque de quienes cuestionemos esa postura.
Si nuestro patrón y lo peor de la burocracia sindical se ponen de acuerdo, nada bueno podemos esperar los trabajadores/as. Quienes no estamos dispuestos a agachar la cabeza debemos presentar batalla y para eso es más importante que nunca entender que esta pelea solo puede triunfar si se da en la más amplia unidad. Esto no significa esconder las diferencias ni dejar de debatir cuando es necesario, pero sí dejar de lado las mezquindades que vienen persistiendo en los últimos meses.

Ni ñoquis, ni acomodados: Trabajadorxs Precarizadxs.


¡Lucha y Unidad para ganar!