26 abr. 2016

Construir luchas para quebrar la paritaria a la baja en la Ciudad

LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DEL GCBA
NECESITAMOS CONSTRUIR LUCHAS PARA QUEBRAR LA PARITARIA A LA BAJA


El GCBA de Rodríguez Larreta y SUTECBA cerraron un acuerdo paritario vergonzoso para los trabajadores/as. Luego de que cobráramos dos bonos de $2500 cada uno como adelanto de la negociación salarial, la primera cuota del pacto paritario va de abril a noviembre y es de un miserable 14%. Para la enorme mayoría de compañeros/as ese porcentaje representa la mitad o menos que el bono mencionado. O sea, literalmente nos bajan el sueldo. Recién en noviembre se incorpora un 17% más, cuando el año ya está terminando. Quieren engañar a los compañeros/as diciendo que el aumento es 31%, pero todo el mundo se da cuenta que no es así y que anualizando no llegamos a un 18%.

La dirección de SUTECBA se excusa planteando que logró una cláusula que garantiza que no va a haber despidos en la Ciudad. Hacen suyos los argumentos de Prat Gay, quien apretó a los gremios diciendo que había que resignar salario a cambio de puestos de trabajo. Paradoja: uno de los gremios más patotero y apretador se arrodillada ante un yuppie de la JP Morgan.

Como de costumbre, no hubo asambleas ni medidas de fuerza para llegar a la paritaria. Sí hubo reuniones posteriores al acuerdo, donde matones del gremio evacuaron las dudas de los descontentos empleados. Pero la coerción no pudo evitar que muchísimos trabajadores/as se estén desafiliando de SUTECBA en estos días, ni que asambleas autoconvocadas de laburantes indignados surgieran en varias reparticiones.

Por el lado de nuestro sindicato (ATE), la Seccional Capital no fue convocada siquiera a discutir, como viene pasando desde siempre. En medio de una dinámica vertiginosa en virtud de los miles despidos en el Estado Nacional, se realizaron dos plenarios de delegados/as en los que la Conducción no tenía ninguna información y se limitó a plantear por enésima vez que era necesaria una estrategia de crecimiento para incidir en la paritaria, aparte de manifestar el requerimiento formal para tener participación en el directorio de la ObSBA (?). Vale decir que los dirigentes de la Verde y Blanca, la mayoría de los cuales co-condujo la Seccional en 2011-2015, no tuvieron respuesta favorable del ejecutivo porteño ni siquiera para obtener el código de descuento de acción social, por lo que la continuidad de este tipo de planteos hacia la patronal deja mucho que desear y tienen poco que ver con las necesidades que expresamos los y las laburantes.

El paro del 19/4 tuvo una convocatoria frente al Ministerio de Hacienda de la Ciudad con no más de 600 compañeros/as. Esto muestra que en la mayoría de los sectores de trabajo el malestar de los no afiliados, afiliados de Sutecba e incluso afiliados a ATE no se canaliza masivamente por las orgánicas del ATE Capital. A días de una paritaria que nos bajó el sueldo, no se pudo movilizar ni el 10% del padrón de afiliados del GCBA, a lo que hay que agregar que dos tercios de quienes estuvimos en acto pertenecíamos sólo a tres juntas internas puntuales.



La falta de masividad y lo rutinario del acto contrastan con las autoconvocatorias e incluso con movidas de ATE en varios organismos, sobre todo los hospitales. En la cabeza de los compañeros/as (propios y ajenos) está la idea de que ATE está dibujado en la paritaria central y a nivel de la representación general, por lo que la bronca y las negociaciones se encauzan a nivel sectorial, sea en los CATA de salud o en los ámbitos que cada Junta Interna pueda abrir producto de su lucha particular. Eso aplica llamativamente para las juntas alineadas -desde siempre o última hora- a la conducción Verde y Blanca.

Desde ATE Desde Abajo vemos que la mera enunciación de que es necesario cambiar la correlación de fuerzas no alcanza para cambiarla. Lamentablemente la Conducción de capital parece quedarse en retóricas: proyectando planes de crecimiento que nunca llegan, pidiendo al Ejecutivo formalismos que no serán, haciendo discursos desafiantes y bravucones en actos poco nutridos y que no le mueven el amperímetro a Larreta ni al gabinete del PRO.

Por nuestra parte, venimos llevando estos planteos a las discusiones en plenario, donde notamos una posición de extremado "autobomobo" en algunos miembros de la Verde y Blanca que lamentablemente contrasta con el desarrollo real del sindicato en la Ciudad. En condiciones realmente desfavorables, desde las Juntas en las que tenemos presencia buscamos resistir los ataques del co-gobierno PRO-SUTECBA y crecemos desde la base allí donde nos organizamos, sumando compañeros/as, eligiendo delegados/as, aportando a la afiliación de ATE en el GCBA. Con los métodos de la democracia de base y la lucha con convicción producto de las decisiones colectivas hemos logrado avances significativos y resistencias que son en si misma logros políticos.

La experiencia da cuenta de que si se hace lo mismo, se obtienen los mismos resultados y por eso empujamos un ATE que en el GCBA no sea ni calco ni copia sino creación heroica, como dijera José Carlos Mariátegui. Es posible construir efectivamente otra correlación de fuerzas si se tiene la vocación política para dejar de ser un sindicato que exista "a la sombra de SUTECBA". En ese sentido resulta indispensable desarrollar las instancias democráticas desde cada lugar de laburo para ir hacia medidas de fuerza contundentes y creativas que además de canalizar el descontento producido por el acuerdo salarial a la baja, posicionen a ATE como una verdadera alternativa sindical en la Ciudad.