29 feb. 2016

24F, UN PARO IMPONENTE. EL DESAFÍO HACIA ADELANTE: FRENAR AL MACRISMO



Finalmente el Paro de ATE tomó la forma de una enorme jornada de lucha contra el gobierno nacional. La participación de estatales fue masiva en los organismos nacionales, provinciales y de la CABA, con distintas formas de adhesión al paro. La presencia de otros sindicatos, organizaciones sociales y políticas, más mucha autoconvocatoria, superaron todas las expectativas, dando cuenta de que hay condiciones para sistematizar una resistencia desde la lucha con masividad y unidad a partir de puntos comunes. 

No estábamos errados cuando en los plenarios decíamos que no sólo había necesidad sino condiciones políticas para un Paro General, mientras que la Conducción de ATE Capital planteaba que había que llegar a marzo para lanzar la medida. Y teníamos razón no por iluminados ni mucho menos, sino porque es lo que veíamos en nuestros sectores de trabajo, con la participación masiva en asambleas y una digna bronca desafiando el miedo y los aprietes. 

La amplitud y heterogeneidad en la composición de la movilización muestra una gran solidaridad y la comprensión de una importante porción social de que si el gerente general Mauricio Macri avanza con los despidos en el Estado, no sólo se cercenan derechos para nuestro pueblo trabajador (porque mi trabajo son tus derechos), sino que hay luz verde al sector empresarial para que eche más laburantes de los que ya echó. 

Lo que el 24F nos muestra es que es necesario construir un frente de resistencia amplio que supere las fronteras de ATE, disputando su orientación para que no se malogre en proyectos ajenos a los intereses de los trabajadores/as, y evitando que vuelva a pasar lo que sucedió después de la masiva marcha contra la represión del Borda: el cuadro de un ATE sumido en la disputa internista e incapacitado de enfrentar al macrismo de manera consecuente. Ese riesgo no deja de estar presente, ya que las rencillas, roscas y enfrentamientos entre líneas de la Verde estuvieron a la orden del día, aunque por suerte la participación masiva de alguna manera dejó en segundo plano ese estado de cosas entre las Direcciones, al menos durante la marcha. 

El otro elemento importante es que ganamos la calle el día en que Macri y Patricia Bullrich querían estrenar el protocolo antipiquetes, mostrando que la fuerza de los trabajadores/as organizados puede ponerle límite al sueño represivo de la derecha. Delegadas, delegados y activistas de ATE DESDE ABAJO fuimos firmantes de un Habeas Corpus colectivo presentado por CORREPI y la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos como parte de la estrategia de resistencia contra la criminalización de la protesta social. 

Si bien debemos remarcar que en las reparticiones donde la organización de base se puso firme pudimos revertir despidos, lo que se necesita es más que darle organicidad y cobertura a la lucha sectorial. Hay que construir la continuidad del 24F con protagonismo de la mayor cantidad de laburantes. El armado y puesta en práctica de la estrategia tiene que nutrirse de la democracia de base, la confianza en nuestra fuerza organizada y el resguardo de los métodos de asamblea para mejorar las condiciones de resistencia y la posibilidad de un triunfo que revierta los despidos presentes, frene los futuros y nos permita conquistar salarios dignos, el pase a planta y –en el plano político– plantar bandera desde abajo contra el gobierno de Macri.

¡A organizarse desde abajo para defender todos nuestros derechos!
¡Si tocan a unx, tocan a todxs!
¡Somos trabajadores estatales, nuestro trabajo son tus derechos!