10 feb. 2015

Organicemos la pelea por el poder adquisitivo perdido y para terminar con la precarización


En el año 2014 la pérdida del poder adquisitivo fue agobiante para los trabajadores/as estatales de la Nación y la Ciudad. La paritaria firmada en ambos paritarias no permitió mejorar los niveles salariales ya de por sí atrasados y alejados de la canasta familiar ($12.000), ni ganarle a las altas tasas de inflación que provocó la devaluación.
Una suma fija de $4000 mensuales podría paliar provisoriamente la situación salarial de miles de compañeros/as hasta que se firme la paritaria, que debería estar en el orden del 40% para comenzar a recuperar lo perdido en las paritarias pasadas.
El año pasado en ATE Capital quedaron lanzadas luchas sectoriales valiosas pero que no lograron por si solas desandar ese camino descendente. No alcanzan con procesos como el del Ministerio de Economía de Nación o el de Promoción Social de Ciudad, la lucha debe encararse desde otra escala si queremos revertir una relación de fuerzas que nos es adversa.
Este año tenemos el desafío es poder ponernos en pie de lucha para recuperar lo perdido el año pasado. No se trata de peleas que puedan darse sectorialmente: para poder cambiar la tendencia a la baja de los salarios reales de las y los estatales necesitamos un plan de lucha organizado desde el sindicato, discutido con nuestros compañeros/as y que involucre a todos los sectores.
No es el único desafío del año. El recambio político en este año de elecciones nos llama a necesitar encarar con más fuerza la lucha por la estabilidad laboral, negada a decenas de miles en Nación y Ciudad. El limitado pase a planta del macrismo, así como los acotadísimos concursos en los nacionales del SINEP (7500 para 40.000 trabajadores contratados por “Res. 48” o “Ley Marco” y un enorme número de contratados/as y tercerizados/as) están muy lejos de ser la solución definitiva al problema más urgente de la precarización, y no presentan ningún paso positivo hacia un verdadero régimen de carrera administrativa.
Estos dos ejes no son novedosos para las y los trabajadores estatales. Lo que puede ser novedoso es la realización de un plan de lucha que nos permita dar una pelea de conjunto, fortaleciendo la construcción en las dependencias más activas y bregando por contagiar a los sectores más inmovilizados.
El telón de fondo para esta pelea son los despidos que hay que revertir en el PAMI Escucha, la Subsecretaría de Trabajo y Estadísticas y Censos de CABA. No hay posibilidad de poner en pie ningún tipo de plan de lucha si los delegados/as son cuestionados en lo más básico, su propio puesto de trabajo. Las medidas de lucha de estos sectores deberían encontrar a todos los sectores del sindicato defendiendo a los compañeros/as. La mezquindad política en este ámbito no puede ser gratuita, es una política que liquida nuestra propia organización gremial.
Esperamos que el plenario sea una posibilidad de discutir estas u otras propuestas programáticas y darle un cauce a la lucha que nuestras condiciones salariales, de trabajo y organizativas necesitan.
ATE Desde Abajo
10 de febrero 2015