15 ago. 2014

Un nuevo y grave capítulo en la crisis crónica de ATE Capital

Las divisiones en la Verde llegaron a las piñas y los laburantes estatalesseguimos jodidos

Como es de público conocimiento, el Plenario General de Delegados/as convocado por la Secretaría General de la Seccional para ayer jueves 14 de agostó, debió ser suspendido a raíz de hechos de violencia que obligaron a su suspensión previo al inicio del mismo.

Las agresiones físicas ocurridas entre los dos sectores de la Verde, en disputa desde hace ya dos años, tuvieron como escenario a ATE Nacional y dejaron como saldo heridos y golpeados a miembros del Consejo Directivo de ATE Capital.

En este sentido, desde ATE Desde Abajo rechazamos la contratación, por parte de la Secretaría General (verde michelista) de un dispositivo de “seguridad” con patovicas para un Plenario de Delegados/as, a quienes se les encomienda la tarea de “control” de ingreso para la acreditación de delegados/as, en lo que constituye una forma clara de amedrentamiento.

De igual modo, repudiamos las prácticas de los miembros de la kirchnerista "Verde de Germán" (la otra fracción del Consejo Directivo), que pese a su discurso “democratista” niegan en verdad el ámbito de discusión de la forma que sea necesaria, en este caso recurriendo a las piñas.

En resumen, los tristes episodios del Plenario de ayer (que como ya viene siendo costumbre en nuestra Seccional había sido convocado sin temario) dejan en evidencia la incapacidad de conducción política de ambas partes de la Directiva, enfrentadas por proyectos políticos que no tienen nada que ver con los intereses de las y los trabajadores estatales.

¿El modelo sindical en discusión?

Más allá de los discursos, no hay dudas de que para ambos sectores de la conducción no está en cuestionamiento el modelo sindical: la democracia sindical no es una consigna llevada a la práctica por ninguno de los referentes de estos proyectos en disputa.

Ayer se cristalizó que ésta es una ruptura netamente política y económica: dos proyectos políticos que se disputan la caja del gremio, y relegan la defensa de los trabajadores y trabajadoras del Estado. Dos proyectos que nos piden a las fuerzas opositoras que tomemos partido por uno u otro en una puja que nos es ajena de principio a fin.

En verdad, somos las y los que trabajamos en los Estados de Nación y Ciudad quienes salimos perjudicados de esta disputa; los que padecemos el vaciamiento y la inmovilidad de ATE Capital para defender los salarios y derechos de los laburantes de Ciudad y del Estado Nacional.

Por eso, hoy más que nunca, quienes consideramos la necesidad imperante de construir una ATE independiente de los gobiernos y de proyectos políticos alejados de los intereses de los trabajadores, tenemos que poner por delante la defensa de nuestro sindicato. 

Queremos y militamos por una ATE que se organice y salga a luchar por el salario, la estabilidad laboral y mejores condiciones de trabajo; por la defensa de políticas públicas a favor del pueblo trabajador, y por la libertad y la democracia sindical.