10 may. 2013

Poner por delante los intereses de los/as trabajadores/as estatales, forjar desde las bases la unidad reivindicativa de ATE Capital

Ciudad de Buenos Aires, 19 de abril de 2013


A la Asamblea General de afiliados/as de la Asociación Trabajadores del Estado Seccional Capital:

 Los abajo firmantes, delegados/as y afiliados/as de ATE Capital, queremos aprovechar esta oportunidad para expresar nuestro parecer frente a la profunda crisis que atraviesa nuestra Seccional, hecho que nos preocupa enormemente.

En principio, queremos reafirmar que ATE es la herramienta de organización y lucha gremial a través de la cual las y los trabajadores estatales defendemos nuestros derechos laborales y peleamos para mejorar nuestra situación laboral y condiciones de vida. Esta convicción es la que nos sostiene y la que no dejamos de transmitir ni un segundo al conjunto de nuestros compañeros y compañeras de trabajo, apostando a que nuestro gremio crezca y se convierta en mayoría tanto en Nación como en Ciudad.


Esa es nuestra vocación indeclinable. Por eso no queremos ni podemos naturalizar la dinámica paralizante y desmovilizadora que se genera a raíz de la división del Consejo Directivo, lo que ha dado lugar a la duplicación organizativa de Secretarías y ámbitos orgánicos, en un proceso de división irrefrenable que comienza a trasladarse a muchas Juntas Internas. Mientras continúe esta situación, que mantiene a todos los afiliados y delegados en una nebulosa, y no haya una estrategia para luchar en forma conjunta a nivel de Seccional, los sectores de base quedarán librados a su suerte.


Resulta inocultable que esta grave crisis menoscaba la acción del Sindicato y nos afecta enormemente en nuestras luchas por aumento salarial, pase a planta permanente, en contra de la precarización laboral y en defensa de lo público. Por este camino, se profundiza la debilidad de nuestras posiciones gremiales frente a la patronal, tanto desde los espacios de conducción como en las propias juntas internas.


Ante este cuadro, no pretendemos hacer un planteo ingenuo de “reconciliación”, ya que tenemos perfectamente claro que esta división surge de la disputa de proyectos político-gremiales que nos son ajenos. Por el contrario, a partir de la explicitación total de la disputa política que está en curso, reclamamos al Consejo Directivo en su conjunto que no se desentienda de la responsabilidad que le corresponde en virtud del acuerdo político que puso a esta Directiva, legal y legítimamente elegida, al frente de la conducción del gremio.


Estamos convencidos que esta crisis sólo puede superarse forjando la unidad reivindicativa de ATE Capital a través de la participación democrática de los compañeros y compañeras desde las bases, manteniendo asambleas con mandatos en los lugares de trabajo, postulando una política amplia de unidad de clase, orientada y sostenida con elementales criterios de identidad e independencia política como trabajadores/as.


Esto sólo puede ser posible si somos capaces de sostener a rajatabla la absoluta autonomía de ATE Capital frente a nuestras patronales (los gobiernos nacional y porteño); pero también respecto a los proyectos políticos opositores que, lastimosamente, van a la zaga de la agenda política que fija una derecha privatista y reaccionaria, enemiga histórica de los intereses de las y los laburantes en nuestro país.


Creemos que el conjunto de nuestra ATE Capital tiene la obligación de poner por delante de todo los intereses de los/as trabajadores/as estatales y luchar en su defensa de forma consecuente. Para ello, todos los afiliados y afiliadas tenemos la responsabilidad de ponerle el cuerpo y militancia a esta política de unidad de clase, responsabilidad que no sólo no nos asusta, sino que por el contrario nos compromete aún más.


Este pronunciamiento público, que compartimos fraternalmente con todos nuestros compañeros y compañeras de lucha de nuestra ATE Capital, tiene este meditado objetivo.


Para sumar tu adhesión envíanos un mail a atedelostrabajadores@gmail.com

 Adherimos:

uno

dos