10 oct. 2012

MOVILIZACIÓN INDEPENDIENTE DE TRABAJADORES EN LA JORNADA DEL 10 DE OCTUBRE

Los legítimos reclamos por los derechos de los trabajadores no pueden ser furgón de cola ni masa de maniobras para proyectos ajenos a nuestros intereses. La necesidad de unir todas las fuerzas posibles en momentos en que tanto desde el Gobierno nacional como de los provinciales se descarga el peso de la crisis sobre nuestras espaldas, no debe significar acompañar a aquellos que pretenden manipular el malestar social y el descontento hacia opciones políticas reaccionarias, caracterizadas por el egoísmo social, la discriminación y el desprecio a las mayorías populares, y que atacan las libertades y derechos democráticos.






 Las reivindicaciones planteadas por los convocantes al paro del 10 de octubre tales como un salario básico mínimo de 5 mil pesos, asignaciones familiares sin topes, eliminación del impuesto a los salarios, 82% móvil para jubilados, la defensa de la salud y la educación pública, el rechazo a la nuevo Ley de ART (que vuelve a disminuir los derechos de los trabajadores frente a los accidentes de trabajo), el rechazo al trabajo en negro y la precarización laboral en todas sus formas, contra la criminalización de las protestas  y la derogación de la ley Antiterrorista, son justas.


La dirección de la CTA conducida por Micheli – De Gennaro y el sector de Moyano levantan  esos reclamos, pero realizan alianzas con sectores antagónicos a los intereses de nuestra clase. Moyano se pelea con el Gobierno y  se junta con lo más gorila del PJ homenajeando a Rucci junto al capanga de los peones rurales Venegas (socio de la Sociedad Rural). Micheli, por su parte, afirmó que nuestros reclamos son una continuidad de los caceroleros  y fuerza una unidad con la Federación Agraria que no se ha despegado de la patronal Mesa de Enlace.

Además, esas conducciones, ante los reclamos salariales de tropas de las fuerzas de seguridad (las mismas que han reprimido todas las luchas obreras y populares, cumpliendo ese papel al servicio del Estado y de las empresas, incluyendo al actual Gobierno nacional y a muchos provinciales), han apoyado a los uniformados. Moyano los recibe y la dirección de la CTA le da un implícito aval a estos sectores, al plantear la posibilidad de la sindicalización de las fuerzas represoras. ¡La protesta de las tropas represivas no debe confundirse con las genuinas demandas de los sectores oprimidos de nuestro pueblo!

La conducción de esta CTA construye sus posiciones y sus alianzas, sin tomar en cuenta la extendida opinión contraria en los sectores militantes de la propia Central, en distintas seccionarles, comisiones internas y activistas. Los trabajadores necesitamos un Plan de Lucha amplio y sostenido en el tiempo, que se construya con la más amplia unidad entre los sectores populares, y que no busque como aliados a lo más reaccionario de  nuestra sociedad, ni con sectores patronales.

Nuestro camino no es con los reaccionarios, ni con los empresarios. Nuestro camino es el de las luchas crecientes de ferroviarios y colectiveros, de albañiles y pueblos originarios, de trabajadores estatales, de la salud, docentes, y judiciales, de los aeronáuticos y los petroleros, los de la alimentación y los del neumático, de metalúrgicos y de los del subte, con los de empresas recuperadas y con los movimientos desocupados. ¡Y tantos otros que sumamos millones!  Ahí están nuestros compañeros y ahí están con quienes nos debemos unir. Ese es nuestro terreno de unidad, que potencie estas luchas e intente conducirlas hacia la conquista de sus reclamos genuinos.

Por estas razones, y teniendo en cuenta que en la jornada del próximo 10 de octubre las directivas de la CGT y la CTA estarán acompañadas por fracciones reaccionarias y contrarias a los intereses políticos y sociales de la clase trabajadora, es que seremos parte activa en el paro con nuestras legítimas reivindicaciones, pero nos movilizaremos en forma independiente. Llamamos a todas las corrientes, agrupaciones, delegados y activistas con posiciones democráticas, independientes y de clase, en especial a quienes integran la CTA y no comparten el accionar propuesto, a construir juntos esta postura.

Junto a los reclamos planteados por  esta CTA, los trabajadores y el pueblo debemos exigir mayores impuestos a los más ricios, a los bancos y sectores financieros, a las mineras y a los monopolios exportadores; eliminar el IVA de los productos de primera necesidad, asegurando el control popular de precios; defender los puestos de trabajo, reduciendo las horas de trabajo sin disminuir los salarios y los ingresos populares, como forma de que nuestra clase, paso a paso cuestione no sólo a una empres o al Gobierno, sino a los verdaderos dueños del poder económico y político.

En Buenos Aires, a partir de las 10 horas, nos movilizaremos desde Avenida de Mayo y 9 de Julio, hacia el INDEC, Diagonal Sur y Perú (lugar emblemático donde se manipulan los índices de la inflación, que carcome nuestros salarios), y posteriormente  a  la sede de la Sociedad Rural (Florida y Corrientes), que representa una de las grandes corporaciones que buscan una salida reaccionaria contra nuestro pueblo.

En otras ciudades del país, donde las comisiones internas, seccionales y delegados gremiales lo determinen.



Primeras firmas:


. Corriente Político Sindical “Rompiendo Cadenas”

. Agrupación Kiki Lezcano

. Colectivo Desde el Pie

. Corriente de Organizaciones de Base “La Brecha”

. MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria)

. MTD Aníbal Verón

. MULCS (Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social)

. Frente Popular Darío Santillán (Regional Capital)

. Agrupación ATE Desde Abajo