25 ago. 2011

Por una ATE democrática y de lucha

No es novedad para ningún afiliado o adherente a nuestro Sindicato, que nuestra ATE se encuentra hoy en una crisis profunda. La ruptura de la CTA dio lugar a una febril disputa interna que llevó a nuestro gremio a una situación de parálisis y que nos coloca a las y los  estatales en una situación de gran debilidad para enfrentar nuestra realidad cotidiana, caracterizada por los bajos salarios y la precarización laboral.


Son muchas las razones que explican esta crisis, pero la fundamental nos lleva al contexto político más general en que se desenvuelve nuestro gremio. En este sentido, vemos que al intento impulsado por Hugo Yasky de convertir a la CTA en satélite del gobierno nacional, viene oponiéndosele una política gremial motorizadas por la CTA encabezada por Pablo Micheli, fuertemente presionada por las necesidades electorales de Proyecto Sur de Pino Solanas y del espacio político de Víctor De Gennaro.


Esto tiene un reflejo directo en el estado deliberativo y de parálisis en que se encuentra ATE hoy, conducida por la Lista Verde a nivel nacional y de Seccional. En el caso de ATE Capital, y más allá de los esfuerzos aislados de algunos compañeros, se expresó en la renuncia que se hizo desde la Directiva de la Seccional a la convocatoria a los Plenarios de Delegados, ámbito imprescindible para unificar miradas y aunar esfuerzos.


Esta nociva dinámica -que se retroalimenta en función de una disputa ajena a nuestras necesidades e intereses como laburantes-, lleva a la desmoralización y al escepticismo de muchos compañeros. Y nos dejó inmovilizados como gremio en los meses previos a la farsa de negociación paritaria, que una vez más fue cerrada por el gobierno nacional y UPCN a espalda de los estatales, anunciada desde la Casa Rosada y que nosotros vimos por TV.


Sin embargo, en ese contexto de pasividad, existen impulsos de lucha surgidos de diversos organismos donde se despliegan prácticas combativas y democráticas, que apelan a la movilización y a la lucha consecuente por nuestros derechos: INTI, Ministerio de Trabajo, Economía, Promoción Social, Teatro Colón, Dirección de Música e INDEC, son algunos ejemplos de ello.


En un contexto económico donde el gobierno nacional publicita mes a mes los récord de recaudación fiscal, mientras condena diariamente a las y los estatales a la miseria salarial, nuestra ATE necesita llevar adelante una política amplia e inteligente de unidad de clase, independiente del gobierno y de todas las expresiones políticas de la oposición sojera, que sea capaz de masificar los procesos de lucha para ganar, en defensa de nuestros intereses como clase trabajadora, luchando para conseguir victorias concretas y no sólo realizar declaraciones testimoniales.